40 millones de nuevos usuarios de Internet se registraron en la Unión Europea

Por Mundo Contact | 18 abril 2008 | Web

Más de 250 millones de europeos hacen un uso constante de Internet, el 80% accede a conexiones de banda ancha y el 60% de los servicios públicos en la UE está disponible on line, según el informe Eurostat de la Comisión Europea, difundido hoy.

El reporte refiere los progresos registrados por la UE en el sector de información y tecnología de las comunicaciones (ICT), a dos años del programa estratégico denominado “2010-una sociedad europea de la información por el crecimiento y la ocupación”, lanzado en junio de 2005.

Las dos terceras partes de las escuelas y el 50 por ciento de los médicos se vale de conexiones veloces gracias a la difusión rápida de la banda ancha en Europa.

El informe muestra que en el curso de 2007 los nuevos usuarios de internet en la UE fueron casi 40 millones.

En los últimos cinco años la información y tecnología de este tipo tuvo un impacto decisivo sobre todo en el sector público que transfirió numerosos servicios de instrucción y salud directamente on line.

“El 77 por ciento de las empresas europeas se beneficia de los progresos realizados en la difusión del acceso a las conexiones veloces”, comentó la comisaria de la UE para la sociedad de la información, Viviane Reding, satisfecha de los resultados alcanzados por los programas desde 2005 a la fecha.

Sin embargo, el informe Eurostat muestra que 40 por ciento de los ciudadanos de la UE no puede beneficiarse de ese progreso porque aún no accedió a la web.

En Bulgaria, Rumania y Grecia, por ejemplo, los datos de utilización de internet resultan inferiores al promedio europeo en cuanto buena parte de los ciudadanos no dispone de conexiones.

En cambio, Dinamarca y los Países Bajos encabezan la clasificación de los ciudadanos que se conectan con la red.

La próxima etapa, que comenzará en mayo, será el lanzamiento de proyectos de apoyo de nuevos servicios publicos on line de carácter transfronterizo como, por ejemplo, los documentos electrónicos y las firmas digitales.

Fuente: El Mercurio, Chile