7 retos que enfrentan las Ciudades Inteligentes

7 retos que enfrentan las Ciudades Inteligentes

La conectividad inalámbrica es la pieza clave para que las ciudades inteligentes puedan funcionar

Por Mundo Contact | 7 noviembre 2016 | Actualidad, Articulos, Tecnología

No cabe duda de que la conectividad inalámbrica es la pieza fundamental para que las ciudades inteligentes puedan funcionar de manera adecuada.

Sin embargo, todas las iniciativas para instalar conectividad inalámbrica en las ciudades de países como México han tenido que adaptarse a las nuevas necesidades de cobertura y velocidad, las cuales aumentan vertiginosamente.

La dinámica actual de las ciudades requiere aumentar la eficiencia en el uso de los recursos productivos con el fin de mejorar la calidad de vida de los habitantes, y la implementación de WiFi en los sistemas que componen una ciudad permite mejorar la sostenibilidad y competitividad de la urbe.

Aquí los principales retos que enfrentan los países para tener verdaderas ciudades inteligentes.

 

Reto 1: Seguridad

La conectividad inalámbrica de las ciudades inteligentes puede llevar la seguridad de la información a otro nivel gracias a los servicios de autenticación, los cuales facilitan el acceso a las redes al administrar los datos de los usuarios y evitar que se identifiquen cada vez que se conectan.

El proceso se agiliza al usar certificados de autenticación que se instalan en los dispositivos de los usuarios y que los puntos de acceso reconocen automáticamente sin necesidad de realizar ninguna otra actividad.

Se trata de una gran herramienta para los administradores de TI que permite proteger los datos de los usuarios y optimizar los tiempos y recursos del personal que trabaja en las oficinas de gobierno, por ejemplo, quienes laboran en las calles, personal de tránsito, policía, servicios de alcantarillado, recolección de basura, personal de empresas de electricidad y otros servicios públicos.

 

Reto 2: Cantidad de dispositivos

La enorme cantidad de usuarios que se conectan a través de los teléfonos celulares exige que las ciudades inteligentes cuenten con una infraestructura de WiFi sólida y estable que soporte la gran cantidad de dispositivos.

Incluso hay personas que usan Internet solo a través de las redes inalámbricas que se encuentran en espacios públicos como parques, plazas, oficinas de gobierno o estaciones de transporte. Por eso, se requiere de puntos de acceso robustos que tengan un alcance muy amplio y capacidad para conectar a más de 500 dispositivos cada uno.

Espacios enormes de concentración de personas como las ferias municipales, conciertos al aire libre, visitas de personajes públicos a estadios, eventos deportivos y culturales en parques pueden estar cubiertos con Internet y una buena infraestructura. El uso de WiFi y las aplicaciones móviles permiten que el ciudadano sepa cuándo pasa el autobús que espera, el estado de las calles, las condiciones ambientales, las ofertas culturales y artísticas, los requisitos de los trámites e incluso realizarlos desde el celular o la web sin tener que desplazarse a una oficina.

 

Reto 3: Informar y difundir anuncios importantes

En muchos casos la instalación de redes WiFi se acompaña del desarrollo de aplicaciones que envían notificaciones a los usuarios y que permiten consultar rápidamente información importante sobre la vida en la ciudad, como pronósticos climáticos o información sobre el estado de los servicios y el transporte público.

 

Reto 4: Velocidad

Cuando los usuarios encuentran una red de WiFi que les da la posibilidad de navegar a buena velocidad sin utilizar los datos de su línea móvil, prefieren conectarse a la red urbana.

¿Cuáles son los usos que se les da a las redes inalámbricas públicas? Entre otros están por supuesto las redes sociales, la reproducción de videos, ver la televisión en línea, interactuar con personal del trabajo, buscar direcciones en los mapas o hacer trámites en instituciones de gobierno. Si un ejecutivo necesita realizar una videoconferencia urgente mientras está en la calle o mandar un correo electrónico, una conexión eficiente le salvará la vida.

Con esto nos damos cuenta de la capacidad que debe tener la infraestructura para responder a esta enorme demanda de velocidad.

Es aquí donde las nuevas tecnologías se pueden aprovechar mejor. Antes los dispositivos no podían comunicarse simultáneamente con los puntos de acceso, ya que cada uno tenía que esperar su tiempo para hacerlo. Hemos visto avances en la tecnología inalámbrica como MU-MIMO dentro del estándar 802.11ac Wave 2 con los cuales los dispositivos pueden transmitir al mismo tiempo e incluso pueden atender a más dispositivos a la vez en la misma frecuencia.

Otro aspecto que se beneficia de la red inalámbrica es el comercial. Muchos negocios y tiendas pueden usar la plataforma para identificar a sus clientes, conocer sus hábitos de consumo y posteriormente ofrecerle información de sus productos o servicios.

El usuario puede descargar el mapa de un centro comercial o incluso de toda la ciudad para conocer en donde están las tiendas u oficinas de gobierno que busca. Solo se requiere que la persona esté conectada a la red inalámbrica. Esto se denomina servicios basados en la ubicación (LBS, por sus siglas en inglés).

Otra ventaja de estos servicios es que las dependencias de gobierno pueden monitorear a sus empleados como a los oficiales de policía y colaborar en la prevención de delitos o ayudar cuando estos se presenten.

 

Reto 5: Financiamiento

La inversión en la infraestructura de las ciudades inteligentes no la puede absorber únicamente el gobierno de la localidad porque simplemente no tendrá todo el dinero que se requiere. En estos casos se puede explorar la opción de hacerla en un esquema de gasto compartido con la iniciativa privada. Por ejemplo, una empresa de telecomunicaciones podría quedarse con el derecho de ofrecer el servicio de conectividad en una comunidad a cambio de brindar la infraestructura necesaria  en plazas y espacios públicos de esa zona.

Finalmente, la tecnología de la nube permite que toda la red inalámbrica WiFi sea administrada generando estadísticas de la cantidad de usuarios, las rutas por las que se mueven y otros datos importantes que ayudan a saber exactamente como se está beneficiando a la población.

 

Reto 6: Inclusión digital

La posibilidad de acceder a una conexión de buena calidad sin tener que pagar por los datos móviles consumidos es de gran ayuda para aquellas personas de menores recursos que se ven muy perjudicadas al tener que desembolsar grandes cantidades de dinero en la conexión de sus celulares.

El uso de la tecnología inalámbrica favorece una serie de iniciativas que promueven la participación ciudadana, la inclusión social y el control ciudadano sobre la gestión de servicios.

 

Reto 7: Incentiva el uso de espacios públicos

La instalación de puntos de conexión WiFi en lugares como parques, estaciones de transporte público y bibliotecas incentivan la concurrencia a estos espacios para estudiar, trabajar o reunirse, y a participar con más frecuencia de los ambientes compartidos con otros ciudadanos.

Llevar a la realidad el poder vivir en ciudades inteligentes requiere enfrentar y superar cada uno de estos retos… hagámoslo.

Por Juan Carlos Cabrera, Country Manager de Ruckus México

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *