7 sugerencias para los AirPods de Apple

7 sugerencias para los AirPods de Apple

Dentro de las variadas cualidades de los AirPods de Apple, hay siete claves que resultan importantes

Por Rafael Ugalde | 1 febrero 2017 | Actualidad, Apps y Gadgets, Tecnología

Los auriculares inalámbricos AirPods de Apple ofrecen conexión inalámbrica, tecnología de pausa, integración con Siri, entre otros beneficios.

He aquí siete sugerencias clave:

1. Basta con abrir el estuche de carga cerca del smartphone, y con un toque en la pantalla quedan conectados con el iPhone, el Apple Watch y cualquier otro dispositivo vinculado con la cuenta del usuario en iCloud, incluidos el iPad y el Mac.

2. Estando enlanzados el iPhone y Apple Watch, el sonido pasa de uno a otro dispositivo sin interrupciones. Para oír algo en el Mac o en el iPad sólo hay que elegir la opción AirPods en los dispositivos.

3. Una sola carga permite escuchar música durante cinco horas en el iPod. Para recargarlos basta con introducirlos en su estuche, que permite múltiples cargas adicionales, ofreciendo más de 24 horas de audición. Cada vez que se introducen los auriculares en el estuche durante 15 minutos, se obtienen tres horas más de audición.

4. Para medir cuánta batería queda, basta con acercar los AirPods al iPhone o preguntar a Siri.

5. Los sensores integrados detectan cuando el usuario los lleva puestos y detienen automáticamente la reproducción al quitárselos.

6. Si el usuario se quita los AirPods mientras escucha música para tomar una llamada, la reproducción se detiene al instante y vuelve a sonar la música automáticamente al ponérselo de nuevo en el oído.

7. Para activar Siri y darle instrucciones se tocan dos veces con el dedo cualquiera de los dos auriculares. Los sensores internos pondrán a Siri en modo escucha y se pone en práctica lo que pide el usuario con la voz: desde escuchar una determinada canción de música de un artista, o subir y bajar el volumen, consultar el nivel de carga o cualquier otra orden que se quiera ejecutar por Siri.

Con información de El Economista.es

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *