ABC de Internet

Por Mundo Contact | 17 octubre 2008 | Web

La base del impresionante desarrollo y entrada de empresas a los mercados para productos de Internet son los conceptos de modularidad y estratificamiento, los cuales permiten, entre otras cosas, que los usuarios no estén a disposición de su proveedor de acceso para disponer de los contenidos on line de su preferencia.

La modularidad permite que diferentes componentes de mercados adyacentes pero separados, trabajen juntos mezclándolos y apareándolos de acuerdo con un conjunto de reglas conocidas por todos. En Internet, lo que se mezcla y aparea son las tecnologías de datos de las diferentes estratos de las comunicaciones.

Una manera de entender la estratificación es la siguiente. En una comunicación telegráfica entre Pachuca y la ciudad de México avisando de algún accidente un una mina de Real del Monte en los 20 existían varias capas o estratos. Una capa física (el alambre de cobre), una capa lógica (el código Morse), la capa de aplicaciones (los operadores de telégrafos), y la capa de contenidos (el mensaje transmitido sobre el accidente). Cada estrato era en gran parte independiente del otro, lo que significaba que podiamos cambiar un elemento sin cambiar los demás.

En el caso de Internet existen, básicamente, cuatro estratos: a) El estrato físico a través del cual la información es transmitida (los alambres de cobre, la fibra óptica o las ondas de espectro); b) El estrato lógico, mismo que incluye los protocolos básicos para la transmisión, es decir, los formatos para las señales digitales que permiten que los dispositivos electrónicos situados en cada extremo cooperen entre sí y logren transmitir la información; c) El estrato de aplicaciones que incluye desde el software de los web browser como Internet Explorer hasta el software de los servidores utilizados por los sitios web; y d) El estrato de contenidos, que comprende las palabras utilizadas en un e-mail, la música reproducida por un media player, y el texto e imágenes contenidas en una página web.

Por ejemplo, en la capa física se incluyen millones de computadoras en red y dispositivos inteligentes unidos por conductos de fibra óptica u otros medios de transmisión en la “red de redes” mundial. En la capa lógica, Internet consiste en esquemas comunes de direccionamiento para las computadoras, y de un conjunto de protocolos para la transmisión precisa y eficiente de los diferentes paquetes de datos entre diferentes redes de computadoras. Estos protocolos, conocidos comúnmente como “TCP/IP suite” (sigla de Transmission Control Protocol e Internet Protocol), permiten que cada paquete en una transmisión le señale a cada switch de paquetes que encuentre la dirección a la que se dirige, y permite que las computadoras en cada extremo confirmen que el mensaje ha sido transmitido y recibido.

“Internet” es definida como la combinación del sistema de direccionamiento basado en IP, y la “red de redes” interconectada basada en la utilización de TCP/IP como estándar común en el estrato lógico.

Es esta división de Internet en estratos autocontenidos y mutuamente independientes la que hace que el ambiente sea altamente modular, lo cual significa que múltiples proveedores pueden competir independientemente en cada capa sin preocuparse por entrar al mercado de servicios de otras capas. Por ejemplo, permite que sitios web como eBay o compañías de aplicaciones de software como RealNetworks, proveer servicios a cualquier usuario sin necesidad de convertirse en proveedores de servicios de Internet o sin incurrir en los grandes costos asociados a desplegar una red física.

Asimismo, Internet es abierto, en el sentido de que nadie posee los protocolos TCP/IP en el estrato lógico, y que cualquiera puede desarrollar productos complementarios en las capas física y de aplicaciones adyacentes.
Dada esta estructura de Internet, ¿Pueden existir problemas competitivos con estas tecnologías?

Fuente: El Economista, Fernando Butler Silva, México