Alcatel-Lucent se expande a los servicios para compensar la debilidad en la telefonía

Por Mundo Contact | 29 julio 2008 | Tecnología

Desde su nacimiento tras una fusión transatlántica, hace dos años, Alcatel-Lucent ha tenido que lidiar con una caída en sus ganancias y con una competencia cada vez más intensa. La empresa también ha perdido más de la mitad de su capitalización de mercado.

La división de servicios está ganando protagonismo debido al estancamiento de la actividad central de Alcatel-Lucent, la fabricación de equipos de telecomunicaciones. Casi todos los ingresos de la división de servicios vienen de la gestión de redes de operadores de telefonía, incluyendo el manejo de torres celulares y el lanzamiento de servicios de televisión digital. Pero Alcatel-Lucent también se está expandiendo a nuevos tipos de clientes -como hospitales, departamentos de policía y compañías de servicios públicos- a los que ayuda a construir redes privadas de comunicación en ambientes altamente especializados. Por ejemplo, la empresa está trabajando en un proyecto de la agencia de autopistas del Reino Unido para modernizar sus sistemas de comunicación, lo que le permitirá manejar mejor el flujo del tráfico.

Alcatel-Lucent ha ayudado a la eléctrica francesa RTE a construir una red de fibra óptica encima de sus redes de alto voltaje. Debajo de los Alpes, la empresa está construyendo una red de comunicaciones en el que será el túnel más largo del mundo, de 57,6 kilómetros, entre Italia y Suiza.

La expansión de Alcatel-Lucent hacia nuevas áreas es un intento de compensar el bajo crecimiento de su negocio tradicional, que consiste en venderle equipos a las grandes operadoras de telefonía del mundo. También quiere diferenciarse de los productores asiáticos de bajo costo, como las chinas Huawei Technologies Co. y ZTE Corp., que están convirtiendo equipos como routers de banda ancha y controladores telefónicos en commodities.

Nuevas opciones de ingresos

La transformación de fabricante puro a proveedor de servicios también está ocurriendo en Telefon AB L.M. Ericsson y en Nokia Siemens Networks, los principales rivales de Alcatel-Lucent. Sin embargo, esas dos empresas, a diferencia de Alcatel-Lucent, han decidido mantenerse en la industria de las telecomunicaciones, no sólo desarrollando sino también manteniendo y gestionando las redes de operadores importantes como France Télécom SA y la española Telefónica SA.

Al convertirse en proveedores de servicios, los fabricantes de equipos están siguiendo el camino de empresas como International Business Machines Corp. y Hewlett-Packard Co. IBM, el legendario fabricante de hardware y computadoras, se ha reinventado a sí misma en la consultoría y los servicios de tecnología de la información, que ahora representan la mayoría de sus ventas. “La forma en la que está cambiando la industria de fabricación de equipos es muy similar a cómo cambió el sector de tecnología de la información”, dice Andy Williams, jefe de la división de servicios de Alcatel-Lucent y ex empleado de IBM. “Pero estamos a entre cinco y ocho años de ese punto”.

El cambio de dirección no será fácil para Alcatel-Lucent, que de golpe pasó a lidiar con un nuevo tipo de cliente, el cual, muchas veces, no sabe casi nada sobre comunicaciones. Williams prevé que tomará entre tres y cinco años ver si la estrategia realmente ayudará a su empresa a superar la difícil situación que vive la industria de las telecomunicaciones.

Algunas personas son escépticas sobre el atractivo del sector de servicios. “Yo pongo en duda que éste sea realmente un negocio atractivo” para los fabricantes, dice Rod Hall, un analista de J.P. Morgan que tiene una recomendación de “neutro” para Alcatel-Lucent. “Los márgenes son bajos y los encargos que les piden a veces terminan siendo más complejos y costosos de lo previsto”, agrega.

Michael Fabian, jefe del área para empresas no telefónicas de la división de servicios de Alcatel-Lucent, dice que hace poco negoció un contrato de cinco años para ayudar a una operadora de la red eléctrica de Nueva Zelanda a modernizar su infraestructura. Cuando llegó el momento de cerrar el contrato, el cliente no regateó el precio, recuerda Fabian. “Estaban más interesados en asegurarse de que la tecnología será absolutamente segura en los próximos 50 años”, dice. Alcatel-Lucent firmó un acuerdo de US$235 millones con el operador neozelandés TransPower Ltd.

Otro de los contratos recientes de Alcatel-Lucent consistió en renovar y actualizar los sistemas de comunicaciones y seguridad del metro de París. Alcatel- Lucent equipó el sistema con botones de emergencia que los pasajeros del tren subterráneo pueden presionar si hay algún problema técnico con el tren o si hay algún incidente entre los pasajeros, por ejemplo. El sistema envía un mensaje a la sala de control del metro, donde los empleados pueden ver inmediatamente imágenes en video en vivo del área y enviar policías a la escena en caso de que sea necesario. Directivos del metro no quisieron hacer comentarios.

Alcatel-Lucent manejará partes del sistema, que corre sobre una tecnología de radio móvil digital llamada Tetra, durante diez años. “Este es un mercado nuevo y enorme para nosotros”, dice Fabian.

Fuente: The Wall Street Journal