Amplían y mejoran fotos que tienen poca resolución con Google Brain

    Google Brain, en un proyecto de aprendizaje profundo, logra ampliar y mejorar imágenes a partir de fotos con muy poca resolución.

    Con un agente artificial entrenado por el equipo de investigadores en Google Brain, se logró generar fotografías con mayor resolución a partir de retratos de famosos con fotografías de apenas 64 pixeles (8×8). En estas imágenes, detalles como el pelo o la piel se pierden completamente y no pueden obtenerse ciertas particularidades con técnicas de interpolación empleadas comúnmente en los televisores.

    google-brainGracias a dos procesos, Google Brain ha logrado crear fotografías de alta resolución. En el primero, una red de condicionamiento equipar a las fotos de baja resolución con otras de alta resolución. Las semejantes se escalan a los 8×8 px que el equipo emplea de base y se seleccionan las que concuerdan.

    En un segundo proceso, se intenta añadir detalles realistas de fotos de alta resolución a las imágenes fuente.

    Una red neuronal trata un gran número de fotos que sean del mismo tipo que la que se quiere mejorar y aprende las variaciones que pueden existir.

    En el ejercicio, se emplean retratos de famosos, por lo que la red usará millones de fotos de caras. Cuando la imagen se convierte a una de mayor resolución (32×32 px), los algoritmos añaden detalles basados en la probabilidad, por ejemplo, un pixel café es una ceja si está encima de un ojo.

    La imagen final de mayor resolución se genera a través del trabajo de las dos redes en paralelo y la fusión de ambas basadas en un modelo de probabilidad. La mejora en resolución es suficiente como para identificar mejor el sujeto: se recuperan los ojos, el pelo y la boca. Se pueden generar multitud imágenes dependiendo de su claridad y fiabilidad, algo que el equipo ha cuantificado y es representado en el estudio.

    La imagen resultante de la mejora de resolución no es real. Los detalles son probabilidades, pero las técnicas son útiles para identificar a sujetos o detalles en ciertas fotografías que hasta ahora sólo eran unos pocos pixeles.

    Con información de El País