Inicio Customer Experience Actualidad Customer Experience Argentina, menos atractiva para inversiones en call centers

Argentina, menos atractiva para inversiones en call centers

3

El país dejó de ganar 2.000 puestos de trabajo durante los primeros meses de 2008. Además, se desaceleran las exportaciones de esta industria y los gobiernos regionales continúan tentando a las firmas para que abandonen suelo argentino

Tras la devaluación, los servicios argentinos se perfilaron como uno de los protagonistas en los mercados internacionales. La industria de los call center no fue la excepción. Por el contrario, el buen nivel de los recursos humanos y su bajo costo en comparación con otros países alrededor del mundo, potenciaron la actividad.

Así fue como el sector pasó de ocupar 6.000 personas a las 55.000 del año pasado, y de una facturación de $155 millones a casi $1.400 M en 2007. Sin embargo, la suba de costos vía salarios y alquileres generó una importante incertidumbre entre los referentes de esta industria. La Argentina, alertan, es cada vez menos atractiva para los inversores del exterior y, de no mediar medidas oficiales para fomentar la actividad, el país puede quedar fuera del mapa entre los principales players del mundo.

Desde la Agrupación de Centros de Atención al Cliente de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), informaron que durante el primer trimestre del año, la Argentina perdió de ganar 2.000 nuevos puestos de trabajo para la industria.

Durante esos cuatro meses, se compitió por cada uno de estos puestos calificados pero los perdió a manos de México, Perú, Costa Rica, El Salvador y Filipinas. La situación es aún más crítica, aseguran, si se considera que durante ese período de tiempo la región de América Latina ganó para sí 8.000 nuevos puestos de trabajo.

Así, se dieron casos como el de Vodafone, que eligió Costa Rica para implementar su centro de servicios, generando 250 puestos, o Telefónica de España, que invirtió en El Salvador para crear 300 puestos. Esta cifra se suma a los 6.000 empleos que se perdieron de captar en 2007. De ese total, 5.000 terminaron en Chile y 1.000 en Paraguay.

Teniendo en cuenta que un puesto de trabajo generado en esta industria tiene un costo de hasta u$s8.000, desde enero de 2007 hasta abril de este año, la Argentina dejó de recibir inversiones directas por unos u$s64 millones.

En diálogo con infobaeprofesional.com, el gerente de la entidad, Mario Miccelli, aseguró que “esto demuestra que la Argentina está perdiendo competitividad para las exportaciones de servicios. Y esto se da en todos los niveles: en los clásicos, como los centros de contacto, y también en nichos de altísimo valor agregado, como los servicios de ingeniería que brinda al mundo esta industria”.

“Salvo algunos proyectos que irán hacia algunas provincias, no hay grandes anuncios para los próximos dos años”, aseguró Norberto Varas, CEO para el Cono Sur de Teleperformance -una compañía francesa con presencia en 45 países-, y presidente de la Agrupación de Centros de Atención al Cliente de la Cámara Argentina de Comercio. Durante 2006 tuvimos un año muy bueno para la industria pero en 2007 comenzaron a sentirse los síntomas serios de la pérdida de competitividad”, agregó.

Coctel nocivo

Según Miccelli, “tenemos ventajas comparativas, excelente gente y una buena metodología de capacitación, pero no las podemos transformar en ventajas competitivas por la suba de costos”.

Sucede que el 75% del costo de estas empresas está conformado por los recursos humanos y, a principios de año, por orden gubernamental, se renegociaron todos los acuerdos salariales, con un alza del 23% para esta industria sin chimeneas.

En este sentido, destacó: “No proponemos que no haya aumentos de sueldos, cuanto más gane la gente mejor. El tema es el incremento de los costos salariales. En otras partes del mundo, esta industria tiene beneficios, los gobiernos tratan de ayudarlos, brindándoles subsidios que nosotros aún no tenemos”.

Al respecto, desde la Agrupación piden la desgravación del 70% del monto de los aportes patronales, medida que ya fue otorgada al software. Por otra parte, el sector sufrió el aumento de los alquileres en carne propia: hace tres años, una oficina triple A en pleno centro estaba u$s9 el metro cuadrado. A fines de 2007 pasó a u$s28 y hoy por hoy está a más de 30.

“La Argentina no es un mercado formador de costos a nivel internacional en la prestación de servicios de alto valor agregado. Para servicios somos tomadores de precios, tenemos un precio máximo y la suba de costos no nos ayuda. Con lo cual, la competitividad se pierde inexorablemente”, sostuvo Miccelli.

Contexto internacional

Cuando se buscan las causas de esta pérdida de empleo, desde la entidad resaltaron que el denominador común es que la Argentina no brinda a las empresas prestadoras del servicio las medidas de competitividad que sí otorgan otros gobiernos de América Latina.

Los mercados más dinámicos en esta industria son:

Según el informe de la entidad, “de persistir esta situación, la Argentina no sólo seguirá expulsando la captación de nuevas inversiones sino que comenzará el éxodo al exterior de las operaciones radicadas en el país”.

Según Miccelli, de las 14 empresas asociadas, “todas abrieron oficinas en Chile o Perú, por la promoción de estos países. Este año fue notable el incremento de los contactos de gobiernos de países latinoamericanos, que todos los días están tratando de que vayamos con nuestras inversiones”.

Al respecto, Varas aseguró que “creamos 1.200 empleos en Chile a partir de 2006 y ahora estamos evaluando el mercado peruano porque necesitamos alternativas para nuestros clientes” frente a la pérdida de competitividad de la Argentina.

En este contexto, se espera un crecimiento en el mercado interno pero una desaceleración en lo que respecta a exportaciones.  Así, mientras que se estima una facturación global de alrededor de u$s540 M, un 20% más que en 2007, las ventas al exterior totalizarían unos u$s190 M, un crecimiento del 7 por ciento.

Perspectivas

Para Miccelli, la Argentina debe ser competitiva para ganar en una pelea a nivel mundial. “El gran tema es quién se convierte en el líder continental; Irlanda es el líder continental europeo, India en Asia, Ahora todos estamos peleando por ver quién es el gran dominador en Latinoamérica”, sostuvo.

Al respecto, aseguró que “estamos avanzando en el valor agregado. La industria no se queda en la activación del teléfono. Hoy por hoy, tenemos empresas que hacen todo el seguimiento financiero, que exportan servicios de contabilidad, compras, pedido de cotizaciones. Estamos en un segundo o tercer nivel de valor agregado y es clave garantizar competitividad para que continúen las inversiones”.

Fuente: Call Center Noticias

Opinión