Arroba, el símbolo de Internet que ya circulaba en 1343

Arroba, el símbolo de Internet que ya circulaba en 1343

Desde 1343 el símbolo Arroba (@) circulaba en el mundo, ya fuera árabe, búlgara o española

Por Rafael Ugalde | 25 julio 2017 | Actualidad, Web

Un escribano de Bulgaria en 1345, termina un párrafo con el habitual ‘amin’ (amén), pero le da un toque especial a la ‘a’ con lo cual la Arroba (@) convierte a esta página en el registro de una de las primeras utilizaciones de la historia.

Sin embargo, las arrobas de los ‘amin’ bizantinos no parecen tener mayor uso que el de una simple floritura del escribano. Pero @ también era un equivalente en el siglo XV a unos 12 kilos de pepinos.

El término @ tiene un origen árabe. ‘Rub’ significaba, en la versión clásica de la lengua, una cuarta parte. En la variante hispánica, ‘arrub’ guarda una mayor similitud.

Pero el primer símbolo se registra en un documento aragonés de 1448: la Taura de Ariza. Este documento encontrado por el historiador y periodista zaragozano Jorge Romance en 2016, no es más que un registro aduanero de las mercancías que pasaban del reino de Aragón al de Castilla y viceversa.

La @ escrita en Sevilla el 4 de mayo de 1536 por el comerciante florentino Francesco Lappi, equivalía a 5 fanegas de trigo; éste registro del símbolo @ se había considerado como la primera aparición.

La moderna aparición de @ ocurrió más tarde, ya que ni las primeras máquinas de escribir contenían el símbolo. Ahora @ es el símbolo de Internet y es la piedra angular de Twitter.

Cuando un ingeniero de 29 años tuvo la necesidad de utilizar un carácter propio poco conocido, necesitaba una letra que no apareciera habitualmente en los nombres de usuario o de los servidores de las computadoras, explicaba Tomlinson a Computer World.

Finalmente, la @ llegó al centro de correo electrónico. Durante el año 1971 Tomilson ya ni se acordaba del contenido de su primer correo, enviado en 2016 son@bbn-Tenexa.

Después de esto, ya es la historia presente.

Con información de El País

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *