Axtel, lista para lanzar nuevos productos y servicios

Por Mundo Contact | 17 marzo 2009 | Tecnología

Cuenta con 410 estaciones base habilitadas con WiMAX y pretende 525 a finales de añoPor las condiciones económicas, la compañía ha sido cautelosa en sus proyecciones

Durante este año, Axtel tiene puesta su mira en el arranque de la comercialización de servicios de datos, voz e internet mediante la tecnología WiMAX, con la meta de lograr 100 mil adiciones netas en el año, y comenzar a recoger frutos en sus resultados a partir del segundo trimestre del año.

Una vez estabilizada su red WiMAX, Axtel comenzó sus esfuerzos comerciales para lograr nuevas adiciones y elevar el ingreso por usuario, conocido como ARPU, mediante la introducción de paquetes que incluyen el uso de banda ancha. “Habrá una mejora por el tipo de clientes que estamos ahora listos para captar”, señaló Tomás Milmo Santos, director general de la firma regiomontana, en su pasada conferencia con analistas.

En el último tercio de 2008, perdió 19.1 mil líneas por la falta de disponibilidad de capacidad para mercado masivo de su red WiMAX, combinado con un ligero incremento en la desconexión de líneas, de tal forma que en términos anuales la mejora fue de 0.4 por ciento, a 935.8 mil líneas en servicio, siendo 65 por ciento residenciales.

Actualmente, Axtel mantiene bajo prueba su solución tecnológica para incrementar su radio de despliege por base y proveer tanto voz como banda ancha.

De una capacidad actual de 250 mil líneas en servicio y más de 150 mil cuentas de banda ancha, para junio espera aumentarlas a 500 mil líneas en servicio y 260 mil de disponibilidad de cuentas de banda ancha.

Las fuertes inversiones del año pasado, por 360 millones de dólares, le permitieron fortalecer su infraestructura para tenerla lista y lanzar al mercado productos y servicios de triple play -voz, internet y video- y al agregar movilidad se convierte en cuádruple play.

Actualmente, Axtel cuenta con 410 estaciones base habilitadas con WiMAX y tendrá aproximadamente 525 a finales del año. El nivel de despliege de estas estaciones es de 60 por ciento y para junio espera alcanzar el 100 por ciento.

Por radio base, el número es cercano a 550 suscriptores de voz y a 280 de banda ancha, número que aumentará para junio a 890 líneas de voz y a un promedio de 500 cuentas de banda ancha por estación base, ya que usualmente una cuenta de banda ancha significa un cliente que quiere más de una línea.

Dadas las condiciones de volatilidad económica, la compañía ha sido cautelosa en sus proyecciones; sin embargo, su meta de lograr 100 mil nuevas adiciones en este 2009, no logró convencer a todos los analistas.

Acciones y Valores Banamex estima que logre 60 mil adiciones netas, y no cambiará sus expectativas hasta ver la tracción en su producto de datos de Wimax. Ixe anticipa que podría registrar 84 mil nuevas adiciones en 2009 y UBS Pactual prefiere esperar para ver cómo los nuevos servicios bajo Wimax serán vendidos en los próximos trimestres.

Expectativas e inversiones

Dadas las fuertes inversiones realizadas durante el año anterior, Axtel considera que sus requerimientos este 2009 serán menores por lo que calcula inversiones por 140 millones de dólares.

En el año integró 12 ciudades a su cobertura y no planea nuevas aperturas este año para dedicarse a consolidar las 39 ciudades que actualmente tiene, ya que aún percibe un número significativo de metrópolis que podrían convertirse en más accesos o más rentables, y retomaría su expansión geográfica el próximo año.

En cuanto a adquisiciones, Axtel dice estar en constante búsqueda de oportunidades; sin embargo, utilizará su generación de flujo para continuar con el pago de las inversiones del año anterior y dependiendo de las condiciones del mercado y las disposición del crédito, continuará buscando.

Con una guía limitada para 2009, Axtel señaló que sus ventas y flujo de operación (EBITDA) podrán ser estables respecto a 2008 y lograr un margen de 35 por ciento.

UBS Pactual prevé que se incrementen estos dos rubros 2.1 y 5.4 por ciento, en términos de pesos, y el margen de EBITDA alcance 36.2 por ciento al cierre de 2009.

La devaluación del peso frente al dólar es un factor de riesgo que Banamex Accival percibe para Axtel en su estructura de costos y sobre su deuda.

Las menores tarifas de interconexión, tras la resolución de la SCT, podrían seguir beneficiando a la compañía. Lo que Axtel paga a los operadores móviles representó en el último trimestre de 2008 el 29.8 por ciento de sus ingresos, y un año atrás fue el 37.4 por ciento. Sin embargo, advierte el riesgo que esta tarifa se revierta debido a un amparo de Telcel.

Estructura del grupo

Fue constituida como Telefonía Inalámbrica del Norte en 1994. Dos años después recibió la concesión de una red pública de telecomunicaciones para operar servicios de telefonía de larga distancia nacional e internacional y servicios de valor agregado, que la convirtió en la primera alternativa ante la apertura del mercado de telecomunicaciones en el país.

Para 1998 era la empresa con más recursos de espectro radioeléctrico en el mercado mexicano y un año después lanzó su nombre comercial. Firmó contrato con Telmex para garantizar el tráfico de llamadas entre ambas redes e inició operaciones en el área metropolitana de Monterrey.

La expansión geográfica arrancó en 2000 hacia Guadalajara, y hoy tiene cobertura en 39 ciudades del país.

Su oferta accionaria al mercado de valores fue en diciembre de 2005 y al año adquirió a la telefónica Avantel.

Fue pionera en México en incorporar a su red la tecnología Wimax (Worldwide Interoperability for Microwave Access), que permite el acceso inalámbrico a internet de alta velocidad en coberturas de varias decenas de kilómetros bajo dos modalidades: fija y móvil.

Para el tipo de cliente al que Axtel está dirigido, pretende integrar a su red los servicios de voz, datos y movilidad, dejando para un siguiente paso el video, al verlo más como una necesidad para atender al mercado residencial, mientras que la mayor fuente de sus ingresos es el mercado empresarial.

Fuente: El Financiero, México