Azcárraga vs Slim, “guerra de titanes”

Por Mundo Contact | 19 febrero 2010 | Tecnología

La competencia por el mercado de las telecomunicaciones ha enfrentado a dos de los principales empresarios del país en este sector.

Carlos Slim Helú y Emilio Azcárraga Jean se disputan mercados valuados en miles de millones de dólares. Por ejemplo, el de televisión de paga al 2008 alcanzó un valor de 1,250 millones de dólares; telefonía local de 1,350 millones de dólares, y el mercado de banda ancha valuado en 400 millones de dólares, y que se prevé crecerá a dos dígitos, según estimaciones de Signals Telecom.

Adiós a la voz

José Otero, presidente de Signals Telecom dice: “La voz eventualmente morirá y será un valor agregado más, los negocios potenciales son banda ancha y TV de paga”.

Telmex y Televisa, encabezadas por Carlos Slim Helú y Emilio Azcárraga Jean, respectivamente, en el pasado tuvieron alianzas, mismas que se mantuvieron mientras no competían en sus mercados, pero una vez que surgió “la manzana de la discordia” conocida como el triple play se distanciaron y hoy en día protagonizan uno de los enfrentamientos más aguerridos por el dominio de sus sectores.

José Manuel Mercado, analista de la consultora Frost & Sullivan, considera: “Lo que ha ocurrido entre estos dos grupos empresariales, ha sido que mientras la tecnología mantuvo separadas la transmisión de televisión del servicio de telecomunicaciones, ambos grupos incluso tuvieron acuerdos y apoyos mutuos, pero en el momento que dicha tecnología permitió la convergencia de servicios, en particular ofrecer televisión por medio del cable telefónico, ambos grupos de manera casi inmediata encontraron un conflicto de intereses que antes no existía”.

Y es que se abrió la posibilidad para Televisa de entrar al mercado de telefonía a través de su filial Cablevisión, lo que implicaba entrar al mercado que hasta ese entonces sólo proveía Telmex, y no sólo eso, entonces la restricción de la telefónica para entrar al mercado de televisión dejaba fuera de la competencia a Slim Helú.

Negocios y desacuerdos
La alianza entre ambos empresarios se remonta al nacimiento de Cablevisión, cuando Slim Helú compró 49% de la empresa.

En 1995, Sercotel, subsidiaria de América Móvil, que a su vez es controlada por Teléfonos de México, compró 49% de empresas Cablevisión en 211 millones de dólares, incluso en 1996, trascendió que Telmex y Televisa trabajaban en el acuerdo referente a 51% del capital de Cablevisión. Este porcentaje se sumaría a 49% que Telmex había adquirido previamente, sin embargo, no se concretó.

Más tarde surgió el distanciamiento Slim-Azcárraga, cuando el primero decidió dejar Cablevisión en el 2004 y en su lugar entró el también empresario Roberto Hernández.

Slim Helú nunca tuvo participación directa en Televisa, sino en Televicentro, controladora de Televisa a través de Sinca Inbursa que inició con 17% de acciones al igual que María Asunción Aramburuzabala, pero con el tiempo se ha ido diluyendo hasta quedar en menos de 2 por ciento.

Ya en medio de la disputa por el mercado, Televisa comenzó a negociar la adquisición de Cablemás y Televisión Internacional, pero entonces entró al ‘campo de juego’ la Comisión Federal de Competencia (CFC).

El órgano antimonopolios que dirige Eduardo Pérez Motta, condicionó las compras de Televisa a ofrecer sus contenidos de televisión abierta en condiciones no discriminatorias a todas aquellas empresas de servicio restringido que lo soliciten, una vez aceptado el acuerdo, Televisa extendió su participación en el mercado de televisión de paga a través de Cablemás, Televisión Internacional, Cablevisión y Sky, esta última mediante tecnología satelital.

El hecho de que la CFC haya autorizado las operaciones de Televisa generó aún más molestia en Telmex, debido a que a ésta aún no le modifican su título de concesión que dará entrada a la telefónica al mercado de televisión y entonces sería una competencia completa con Televisa.

Al respecto, Telmex insistentemente ha dicho que el Acuerdo de Convergencia, publicado el 3 octubre del 2006 por el Ejecutivo federal, estableció, desde hace más de tres años, las bases y los requerimientos para lograr la convergencia de las redes de telecomunicaciones.

“Telmex ha cumplido con las condiciones establecidas en este Acuerdo tales como proporcionar la interconexión y la interoperabilidad de las redes, así como otorgar la portabilidad de número. No obstante, a la fecha, las autoridades no han emitido las resoluciones correspondientes”, dijo.

Lo que viene

Televisa se perfila como un duro participante en las licitaciones de frecuencias para servicios de Internet para ir más allá del triple play al incorporar a su cartera el servicio de telefonía móvil y llegar de esa manera a ofrecer los servicios de cuádruple play.

Además, según dio a conocer Juan Molinar Horcasitas, titular de la SCT, Televisa también alzó la mano en la licitación de fibra óptica a través de Bestel.

Mientras que Teléfonos de México no participará en las licitaciones de frecuencias debido a que ni siquiera compró las bases de la licitación.

Así, se trata de una historia a la que le faltan páginas por escribir.

Fuente: El Economista, México