Bancos Europeos se unen para impulsar el dinero digital

Bancos Europeos se unen para impulsar el dinero digital

Los bancos Santander, USB, BNY Mellon y Deutsche Bank, se unen para y promover el uso del dinero digital entre ellos y con los bancos centrales, con Blockchain.

Por Rafael Ugalde | 24 agosto 2016 | Actualidad, Tecnología

Además de los bancos, el operador de mercado ICAP y la startup Clearmatics desarrollarán el proyecto “Utility Settlement Coin”, que es un sistema que facilitará pagos y liquidaciones en forma eficiente, rápida y segura.

La gran novedad, en este proyecto es que utiliza la tecnología Blockchain, sobre la que se basan criptomonedas como Bicotin, para representar y permitir la transacción de activos reales como euros o dólares.

El proyecto “Utility Settlement” será una “moneda” que existe en un registro contable distribuido que lo compartirán un gran número de entidades financieras, razón por la cual es tan seguro, y representa dinero digital respaldado por un activo real.

Finalmente, gastar un USC es como si se gastara el dinero equivalente en el mundo real, ya que es convertible en paridad con un depósito en su correspondiente divisa, es decir, se puede intercambiar entre entidades.

Julio Faura, responsable de Investigación y Desarrollo de Blockchain de Santander, asegura que, en conversaciones recientes de los bancos centrales y los reguladores sobre divisas digitales, se confirma el enorme potencial que se tiene. “El USC es un paso clave hacia el mercado financiero futuro con tecnologías de registro contable distribuido”.

Por ahora, el Banco Santander explica que los responsables del proyecto de las entidades están ya en contacto con los bancos centrales y los reguladores, para asegurar que se lance en una estructura que cumpla con todos requisitos regulatorios, con solidez y eficiencia.

“El dinero digital será clave en el futuro de los mercados financieros y estará basado en Blockchain, una tecnología que podría revolucionar la banca en los próximos años”, precisó Santander.

Con Información de El Economista

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *