Inicio Tecnología 2017 Bill Gates busca a los mejores… hackers

Bill Gates busca a los mejores… hackers

Un equipo de Microsoft se trasladó hace unas semanas hasta Malasia, donde tuvo lugar el congreso de piratas informáticos “Hack in the Box”, con el objetivo de identificar a los más hábiles para analizar la seguridad de sus programas

Cada día se inventan virus más peligrosos y los usuarios valoran más que los programas que utilizan no tengan problemas de seguridad, por lo que la seguridad informática es una de las cuestiones principales en la agenda del equipo de Bill Gates.

Así que Microsoft ha decidido que, para poder luchar contra el enemigo, hay que unirse a él; por lo que el su objetivo es: la más importante reunión de piratas informáticos de todo el continente asiático, donde se reúnen tanto experimentados piratas informáticos como expertos en seguridad de las compañías.

La gerente de Seguridad de Programas de Microsoft, Sarah Blankinship, estuvo allí para acercarse a la comunidad de investigadores en seguridad informática; para profundizar las relaciones ya existentes y principalmente “para que nos ayuden a hacer nuestros productos más seguros y para mantener a nuestros clientes mejor protegidos”.

Cambio de mentalidad

Microsoft pretende aprender del pasado y no volver a repetir los errores que ya cometió, en particular con el Windows XP estrenado hace ya seis años, y que contenía multitud de problemas de seguridad.

Según declaró a BBC Mike Davies, uno de los asistentes al congreso por parte de la compañía Honeynet, lo que ha sucedido es que ha habido un cambio en la mentalidad del gigante informático: se han dado cuenta de que necesitaban el servicio de los hackers.

La empresa del hombre más rico del mundo está cambiando: “están invitando a la gente a su casa, al campus de Microsoft, para que ellos le digan los que puede estar mal con sus códigos y cómo pueden reparar esos errores. Están pidiendo ayuda, en lugar de quedarse tranquilos diciendo ‘somos los mejores’ desde lo alto de su cima”.

Fuente: El Economista

Opinión