Cautela en México en la Cumbre Mundial de la Información

Por Mundo Contact | 21 noviembre 2005 | Web

El Gobierno mexicano no definió postura alguna durante la segunda fase de la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información, realizada la semana pasada en Tunez. 

La posición de México es que “no hubo posición”, dijeron fuentes de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), aunque resaltaron como un “llamado de atención” la forma en la que el tema de gobernanza provocó fuertes debates, sobre todo en aspectos como el de reducir el control de Estados Unidos en la administración de los dominios y el que sea un organismo intergubernamental en el seno de la Organización de las Naciones Unidas el que asuma el papel que hoy está en manos del Departamento de Comercio de aquella nación. La delegación mexicana se limitó a firmar, junto con todos los países asistentes, un cuerdo para la conformación de un foro internacional con la inclusión de todos los gobiernos y discutir la evolución de los temas fundamentales de la “Gobernanza de Internet” entre los que están la ciberseguridad, el spam, los flujos de tráfico e interconexión de redes. 

Sin embargo, en un foro de legisladores, paralelo a la segunda fase de la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información, el senador panista Javier Corral puntualizó que no debe permitirse “que la burocracia que controla las decisiones y las declaraciones de la Cumbre relegue a los legisladores de la manera en que lo está haciendo”. Agregó: “No podemos permanecer ajenos a ese debate y menos aún permitir que decisiones que afectan al conjunto de la sociedad sean tomados sólo sobre la base de intereses del mercado, que si bien son legítimos, no pueden convertirse en los únicos motores del desarrollo tecnológico de la sociedad”, dijo. También se refirió a la información como un bien público e insumo necesario para los parlamento, y trazó los retos que a los parlamentos, deja la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información. Por lo anterior, Corral destacó que la información constituye un bien público global, no una mercancía para el lucro privado, por lo que la ampliación de los bienes comunes globales “es una forma importante de acortar la brecha digital y de asegurar las condiciones mínimas de equidad para el total desarrollo de la creatividad intelectual, la innovación tecnológica, el uso efectivo de la tecnología y la participación exitosa en la sociedad de la información y comunicación”. Fuente: El Financiero, 21de noviembre 2005, Por J. Jesús Guadarrama