Cibercrimen como Servicio, una industria en crecimiento

Cibercrimen como Servicio, una industria en crecimiento

Con CaaS (Crimeware as a Service) los cibercriminales desarrollan, promocionan y venden toda clase de herramientas de ataque, con sólo un par de clics y un pago

Por Mundo Contact | 19 octubre 2016 | Actualidad, Articulos, Web

¿Sabía usted que hay una larga lista de propietarios de negocios, que tienen millones de dólares a su alcance, pero de los que nunca oyó u oirá hablar? Estas personas nunca estarán en un artículo ni publicarán una biografía.

Se trata de los propietarios de negocios que operan el Crimeware as a Service o CaaS, un servicio que ofrece a los cibercriminales una nueva dimensión de la delincuencia informática, ya que está más organizado, automatizado y accesible para los criminales con conocimientos técnicos limitados.

Hoy en día, los cibercriminales pueden desarrollar, promocionar y vender cualquier cosa, desde una red de bots a un navegador Exploit Pack o DDoS kits de herramientas de ataque.

En resumen, los ciberdelincuentes pueden obtener datos confidenciales –como números de tarjetas de crédito, nombres y direcciones– con sólo un par de clics y un pago.

El mercado CaaS no se define por un par de pequeños actores maliciosos, sino que es una red compleja y con una variada gama de organizaciones, todas enterradas dentro de Internet.

Estas organizaciones se encuentran fuera del alcance de los índices de búsqueda y puntos de acceso frecuentes, haciéndolos invisibles para un internauta común.

Según el Grupo Antiphishing APWG, el robo de datos personales ha crecido un 250% en 2016, aunque el phishing es sólo un ejemplo de cómo el Crimeware ha alcanzado un tamaño sin precedentes durante este año.

 

Un mercado maduro

Hace diez años, CaaS estaba todavía en las primeras etapas. Como se evidencia en ‘Una breve historia de la piratería’ (A Brief History of Hacking), los actores maliciosos tenían las herramientas y la tecnología que necesitaban para causar graves problemas, pero su atención se centraba más en el poder que en el rédito económico.

En ese momento, los principales cortes eran para demostrar que los hackers podían entrar en los sistemas al aprovechar distintas vulnerabilidades. Pero cuando los ciberdelincuentes comenzaron a pensar más en el dinero que en la fuerza del hacker, las cosas cambiaron.

Mientras más ataques DDoS a gran escala, auguran que será más probable que veamos a la venta de paquetes explotadores de navegador, malware y spyware, ya que son los más rentables.

Aditya K Sood, director de seguridad y del laboratorio de amenazas a la nube en Blue Coat Systems, presenta  algunos de los productos más vendidos por el CaaS en 2016:

  • Las redes de bots o botnets de control: Un botnet es una red de computadoras que están infectados con un software malicioso que permite a los ciberdelincuentes controlar las computadoras sin el conocimiento de los usuarios. Empresarios subterráneos venden el acceso a estos equipos ya infectados que controlan, a menudo en grandes cantidades, por precios que van desde 100 dólares al mes (para alquilar la infraestructura) a 7,000 dólares para comprar un sistema completo.
  • Paquetes explotadores de navegador (BPE, por sus siglas en inglés): Junto con un Botnet, los BPE permiten a los compradores compartir ransomware o software espía a gran escala. Al igual que cualquier sofisticada pieza de malware, BEP tienen módulos integrados para la ofuscación, listas negras, administración y optimización del tráfico. Para un paquete completo BEP, los vendedores pueden pedir de 3,000 a 7,000 dólares.
  • Phishing Toolkits personalizados con Exploits armados: Para los hackers que desean dirigirse a un grupo específico, o sólo a usuarios inesperados, pueden pagar por un agente malicioso para establecer un protocolo de transferencia de correo simple (SMTP), página web estafa o proporcionar listas de correo de alta calidad. Cada una de estas opciones puede costar entre 15 y 40 dólares. Otra oferta popular que combina bien con un conjunto de herramientas de ataque de phishing son los ‘documentos armados’. Estos archivos maliciosos se ven como un documento de Microsoft Office (Word, XLS, PPT, etc.), aprovechando las vulnerabilidades inherentes en el paquete MS Office para descargar malware en el sistema del usuario final. El malware descargado puede ser ransomware, kit de herramientas de acceso remoto (RAT), etc., dependiendo de la elección y la exigencia del vendedor de crimeware. Hoy en día, Office exploits (PPT, WORD, XLS), CVE conocidos o Nth Day pueden costar entre 2,000 y 5,000 dólares.
  • Ransomware: Es una forma popular para que los piratas informáticos ganen dinero, ya que el software de ransomware llevará a cabo los objetivos de la computadora rehén hasta que paguen. Este software puede ser desarrollado en diversos grados de complejidad, y como resultado se pueden ejecutar los costos de distribución. Por ejemplo, el precio de un archivo ejecutable Crypto Locker personalizable es de alrededor de 50 dólares, según una investigación realizada por TrendMicro, aunque los operadores de ransomware tienden a aceptar una reducción del 10% de los beneficios obtenidos de los objetivos.

 

Los precios y las ofertas pueden variar, sobre todo cuando se ofrecen servicios personalizados y/o específicos. Por ejemplo, si un empleado descontento quiere apuntar contra una organización específica o un grupo de usuarios, éste podría comprar un ataque DDoS o un Paquete Explotador de Navegador que un vendedor le ayudará a ejecutar. Esto traería un costo adicional, con un estimado de entre 4,000 y 7,000 dólares para un BEP. Es fácil imaginar cómo estas empresas pueden obtener un gran beneficio con sólo unas pocas transacciones.

Nuestro conocimiento de estos bancos proviene de las pocas organizaciones que han sido descubiertas y clausuradas. Por ejemplo, el cierre de Liberty Reserve en 2013, que fue capturado por el Gobierno de Estados Unidos y etiquetado como ‘un centro financiero del delito cibernético’. A partir de 2006 y hasta que fue cerrada en 2013, este banco virtual hizo transacciones por 6,000 millones de dólares.

Otra fuente de información sobre los beneficios del crimeware es el FBI. La Oficina Federal de Investigación ha sido parte integral en el cierre de organizaciones de ciberdelincuentes y han dejado detallados informes sobre las operaciones, como la ‘Operación borrón y cuenta nueva‘. Por ejemplo, Zeus, un malware que capturó contraseñas, números y demás información necesaria para acceder a cuentas bancarias en línea. Se cree que a través de Zeus sus propietarios han robado millones de dólares a los titulares de las cuentas profanadas.

 

¿Por qué el CaaS está creciendo?

CaaS ha florecido junto con el crecimiento de malware y otros tipos de software de Crimeware. Aparte de los factores tecnológicos que ayudan a crecer a la actividad cibernética maliciosa, las economías de mercado simple están apoyando a la industria.

La oferta y la demanda juegan un papel importante al bosquejar los precios del crimeware. De esta manera, el costo de los diferentes servicios de crimeware se ha incrementado recientemente debido a que varios de estos criminales fueron atrapados durante las operaciones de lucha contra la ciberdelincuencia, afectando el suministro de estos servicios.

 

¿Podemos frenarlo?

La detención de delincuentes informáticos es una prioridad para las organizaciones como el FBI y de los cuerpos de seguridad de todo el mundo. Ya ha habido varios esfuerzos para combatir el delito cibernético, pero ninguno hasta la fecha ha tenido un impacto monumental en la industria de servicios de Crimeware.

Para empezar, las soluciones de seguridad o mecanismos que se están diseñando hoy deben permanecer a la altura de los nuevos métodos de ataque utilizados por los delincuentes cibernéticos en el Caas.

Se requieren soluciones de detección y prevención robustas para localizar la producción de los servicios de software de actividades ilegales tales como infecciones, abuso de los servicios, filtración de datos y otros para que las operaciones no autorizadas pueden detenidas por adelantado sin alcanzar pérdidas económicas significativas.

Entonces, en conjunto con el buen trabajo que el FBI está haciendo para fortalecer la aplicación de la ley contra los autores del delito, todo el mundo necesita ser instruido sobre las nuevas tendencias del cibercrimen, para poner de relieve la eficacia de los hábitos de navegación segura que puede reducir la exposición  de los usuarios a los ataques cibernéticos.

Al final del día, el mercado del CaaS es innovador, pero nosotros también. Nuestra mejor esperanza es continuar iluminando la web oscura y que se sepa que el CaaS existe.

Fuente: Blue Coat

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *