Inicio Tecnología 2017 Competencia por el segmento incremental del mercado móvil

Competencia por el segmento incremental del mercado móvil

Como en muchas de las actividades económicas del país, una condición necesaria para el crecimiento de los negocios en el sector de tecnologías de la información y comunicaciones (TICs) es el dinamismo de la economía en su conjunto, que representa la demanda por equipos y servicios y, que a la vez, detona mayores inversiones en infraestructura y equipo para atender a la aún amplia fracción de la población sin medios de telecomunicaciones propios. Al respecto, en la actualidad la economía mexicana cumple ampliamente esta condición macroeconómica con un ritmo de crecimiento real anualizado de 5.1%, al segundo trimestre del año, cuando el sector de telecomunicaciones crece por arriba del 15% anual, es decir, más de tres veces el crecimiento de la economía
en su conjunto, con lo que se constituye como un sector líder para el país.

Todo lo anterior, incluso en la ausencia de las tan largamente esperadas (y ya olvidadas del debate público) reformas estructurales, que debemos recordar, desde hace cinco años se plantearon como las reformas necesarias para la modernización de la competitividad del país: la fiscal, la laboral, la de energía, y por supuesto, la de telecomunicaciones.

Lo que no sólo debemos esperar, sino incluso exigir de la próxima administración presidencial es que obsequie al sector de las telecomunicaciones una verdadera reforma estructural acompañada de su correspondiente estrategia
de coordinación efectiva entre industria, órgano regulador y autoridad federal, que alinee los objetivos definidos del sector. Así, lo que tendrá el sector son las condiciones de operación e inversión suficientemente claras, estables y
conducentes para el aprovechamiento de su potencial como sector líder para el desarrollo.

Por su parte, la condición suficiente para el crecimiento y el desarrollo del sector de las TICs es su propia inercia o crecimiento endógeno. Para dar muestra de ello, simplemente basta mencionar aquí algunos datos ilustrativos
del fenómeno.

La telefonía móvil (celular más trunking o de flotilla, como los servicios de Nextel) avanza a pasos agigantados en México y actualmente presenta un dinamismo y expectativas de crecimiento mucho mayores a las del mercado de
telecomunicaciones fijas (telefonía local, larga distancia, datos e internet). Este crecimiento endógeno lleva a los ingresos generados en el segmento móvil a aumentar por arriba del 20%, por tercer año consecutivo, al registrar una tasa de 20.8%. Así, el crecimiento del sector telecom, excluyendo al segmento móvil, es de únicamente 4.8%, menos de una cuarta parte de lo que lo hacen los móviles, lo que ilustra que el renombrado dinamismo del sector de las telecomunicaciones radica sobre todo en los segmentos móvil y de internet.

En términos número de usuarios, cada mes se agregan al mercado nacional 700,000 nuevos usuarios, en promedio. Al finalizar el mes de septiembre contaremos con 53 millones de líneas móviles totales y es previsible que al cierre del 2006 el número total alcance los 56 millones de líneas móviles, debido a los factores de estacionalidad que caracterizan al último trimestre del año con la derrama económica de los consumidores y las agresivas estrategias comerciales y publicitarias de los distintos operadores.

La pregunta lógica es, ¿qué desempeño se debe esperar del segmento de las telecomunicaciones móviles en los años por venir? Si bien continuará el dinamismo de la demanda por estos servicios, sus tasas comenzarán a
desacelerarse en los próximos años, hasta alcanzar el techo estructural alrededor de los 72 millones de usuarios. Entre las razones que fundamentan dicha desaceleración están el amplio segmento de la población que vive en la
pobreza extrema, sin capacidad adquisitiva para estos servicios y el consecuente agotamiento del mercado asequible, así como incluso como resultado de la introducción de la portabilidad numérica, que facultará a los usuarios a migrar entre operadores, en lugar de contratar nuevas líneas para aprovechar las ventajas comerciales que ofrecen los competidores del mercado.

Con todo, no deja de resultar impresiónate que en los cuatro años por venir se adicionarán al mercado mexicano aproximadamente 20 millones de líneas móviles de nueva generación, con mayor capacidad de transmisión, de almacenaje, de imagen, música, etc. Es decir, en tan sólo cuatro años se agregará un número equivalente al de las líneas fijas existentes hoy en México, tecnología que cuenta con más de 100 años de existencia comercial.

El atractivo de negocios seguirá siendo muy grande aún, porque incluso deber recordarse que los contratos y aparatos o handsets son renovados en plazos de uno a dos años, lo que representa una permanente renovación de los clientes de las empresas.

Con todo, debemos esperar que continúe una fuerte competencia entre operadores, cuya estrategia ganadora no únicamente radicará en buscar capturar el mercado ya obtenido por los demás competidores, sino que se deberá centrar en el dinámico segmento incremental del mercado.

Fuente: El Economista, Ernesto Piedras, Director General de The Competitive Intelligence Unit
(www.the-ciu.net) 

Opinión