Comunicaciones Móviles: fundamentales en emergencias

Por Mundo Contact | 5 septiembre 2007 | Tecnología

Durante y después de que se registran emergencias como catástrofes o desastres naturales, todos los sistemas de comunicación se vuelven un bien preciado que permiten mantener conectadas las localidades aisladas por la emergencia pudiendo, de esta forma, realizar llamados telefónicos a familiares, apoyar las acciones de rescate y ayudar a la normalización de las zonas  afectadas.

A la par con su desarrollo, hoy la telefonía móvil ocupa un lugar trascendental en lo cotidiano. De allí que durante las emergencias, el uso de celulares aumente en forma extraordinaria creando una saturación en el sistema, tal como ocurrió durante el Tsunami de Indonesia o en las inundaciones de New Orleáns hace unos años atrás y ahora durante el terremoto que afectó al sur de Perú, en donde el tráfico se incrementó 1.500 por ciento en los primeros minutos pasado el desastre.

“Las comunicaciones móviles son una herramienta indispensable para este tipo de sucesos, en miles de oportunidades un llamado desde un celular o un SMS han podido ayudar en un rescate, pero también hay que entender que en estos casos extremos, la saturación de llamadas es un fenómeno que no se puede manejar fácilmente. El ejemplo más cercano es lo que recientemente sucedió en Perú, durante y en las horas posteriores al terremoto, la red de telefonía móvil se congestionó debido a los casi 190 millones de intentos de llamadas que se registraron entre las 18:00 y las 24:00 horas, pero hay que considerar también que 20 millones de llamadas en ese mismo lapso de tiempo fueron establecidas en forma satisfactoria, esto indica que la red siguió cumpliendo con el servicio”,  explicó Juan Carlos Jil,  director ejecutivo de GSM LA, asociación internacional dedicada a promover el desarrollo e implementación de la tecnología Global System Mobile (GSM) en América Latina y el Caribe.

El ejecutivo agregó que si bien durante las emergencias la telefonía móvil puede ser una poderosa herramienta, cumpliendo una labor complementaria en torno a las zonas afectadas por catástrofes o desastres, en ningún caso debe ser considerada la espina dorsal del sistema de emergencias de cualquier país.

En ese sentido destacó el rol que cumple el Convenio de Tempere, que entró en vigencia en enero de 2005. “Este tratado internacional busca facilitar el acceso a la tecnología a los especialistas en la prestación de socorro,  con el objetivo que ésta permita salvar vidas humanas en caso de catástrofes. Es un acuerdo que fue ratificado por 30 países, entre los cuales se encuentran los latinoamericanos El Salvador, Nicaragua, Panamá y Perú”.

El Convenio de Tempere, según lo estimado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (organismo de las Naciones Unidas especializado en las telecomunicaciones) simplifica la utilización de equipos de telecomunicaciones destinados a salvar vidas humanas. Esto porque al producirse una catástrofe, los enlaces de comunicación quedan a menudo interrumpidos, por lo que su presencia reviste gran importancia para los especialistas en la prestación de socorro.

Para dar una respuesta inmediata éstos necesitan reunir información sobre el número de muertos o heridos, los lugares a los que han sido trasladados los sobrevivientes, los centros a los que deberían trasladarse y la magnitud de la asistencia médica necesaria. Por otra parte, los especialistas necesitan imprescindiblemente las telecomunicaciones para coordinar la compleja logística de las operaciones de rescate y socorro.