Inicio Tecnología 2017 Con su tablet, Apple buscaría a revertir una historia de fracasos

Con su tablet, Apple buscaría a revertir una historia de fracasos

4

Con el ‘tablet’ que presentará hoy, espera corregir los errores del pasado, incluidos los propios

¿Una computadora sin teclado que es demasiado grande para su bolsillo? Silicon Valley ya intentó vender la idea… y fracasó.

Mientras Apple Inc. se prepara para ofrecer su propia versión el miércoles, la pregunta más importante es si los avances tecnológicos desde principios de los años 90 y los cambios en los hábitos de los consumidores, podrían darle un final más feliz a esta historia.

Aún existen muchos obstáculos, advierten los expertos. Pocas personas, sin embargo, subestiman la capacidad del presidente ejecutivo de Apple, Steve Jobs, de crear un producto que dará que hablar y que al menos algunos comprarán.

“Espero ver algo asombroso, pero al igual que el primer iPhone, no para todos”, dice Mitchell Kapor, un inversionista y pionero de la industria informática que diseñó el exitoso programa de hoja de cálculo Lotus 1-2-3.

Personas al tanto de los planes de Apple dicen que el miércoles la empresa presentará un aparato con una pantalla sensible al tacto de 10 pulgadas, que puede ser manipulada mediante múltiples toques al estilo del iPhone. Su mayor pantalla ofrece más espacio para software como el que se encuentra en el iPhone, incluidos juegos, servicios de navegación y redes sociales, al tiempo que permite a los usuarios acceder a medios tradicionales como los libros, los diarios, las películas y la televisión en nuevas maneras, dicen estas personas.

Tomando en cuenta los costos de los componentes, los analistas creen que el “tablet” de Apple podría costar hasta US$1.000, aunque algunos prevén un precio más cercano a US$600, entre el precio del iPod Touch más caro y el de una computadora MacBook.

Los parámetros de tales productos se remontan al Dynabok, un diseño para un aparato portátil propuesto a finales de los años 60 por el científico en computación Alan Kay. Las empresas empezaron a desarrollar productos comparables a finales de los años 80, con la esperanza de sustituir los teclados con aparatos parecidos a bolígrafos para ingresar datos.

Algunas de las nuevas empresas, no obstante, se vieron afectadas por defectos tecnológicos, en particular en el reconocimiento de la escritura y en las pantallas. Momenta Corp., por ejemplo, lanzó en 1991 una computadora que utilizaba bolígrafos que pesaban unos 3 kilos y costaba US$5.000; la empresa cerró menos de un año después.

Apple también entró al mercado con un aparato más pequeño llamado Newton; su reconocimiento de la escritura era tan malo que generó parodias en las tiras cómicas. Unos años después de que Jobs volviera a Apple en 1996, puso fin a su producción.

Microsoft Corp., por su parte, produjo versiones de Windows que podían ser manipuladas con un bolígrafo y utilizadas en productos de estilo tablilla. Sin embargo, pocos productos han encontrado muchos usuarios más allá de empresas con empleados que necesitan trabajar parados, como los tasadores de seguros y algunos representantes de ventas.

Ejecutivos afirman que el mercado ha cambiado de manera drástica, así como los objetivos de las empresas tecnológicas. A comienzos de los 90, las empresas trataron de convertir laptops en herramientas de productividad que usaban bolígrafos, cuenta Jerry Kaplan, cofundador y ex presidente de la junta de Go. Apple, en cambio, en realidad ha producido una versión más grande de su iPhone, un aparato operado con los dedos que ya es un éxito de ventas.

Asimismo, la tecnología de hardware ha avanzado mucho desde esos tiempos y el auge de Internet y las redes inalámbricas han hecho que los consumidores se acostumbren a usar sus laptops y celulares para escuchar música, ver películas y disfrutar de otros tipos de entretenimiento.

“Creo que ha llegado el momento”, dice Kamran Elahian, el inversionista de capital de riesgo y emprendedor que fundó Momenta, sobre el tablet de Apple.

Fuente: The Wall Street Journal

Opinión