Con tarifas bajas, CFE competirá en telefonía

Por Mundo Contact | 17 septiembre 2007 | Tecnología

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) decidió finalmente entrar al mercado de las telecomunicaciones como carrier de carriers, pero aprovechando la fuerza que le dan sus 22 mil kilómetros de fibra óptica, lo hará con tarifas por abajo de las que ofrece Telmex.

Originalmente, la CFE pretendía su aparición como un competidor más para hacer negocio, pero finalmente habría aceptado apoyar las políticas de Estado para regular el mercado.

Lo que sucede es que la empresa que dirige Alfredo Elías Ayub no tiene opción. Cuenta con un título de concesión en materia de telecomunicaciones como carrier de carriers, por lo que no podría, o cuando menos sería un desperdicio, incorporarse al mercado en otro nivel.

La gran preocupación es que los genios que lo asesoraban veían en el enorme tendido de fibra óptica lo más parecido a la gallina de los huevos de oro. “Ahora es cuando”, sugerían.

Esta corriente olvidaba, sin embargo, que al sumar los 22 mil kilómetros de fibra de CFE a los 30 mil de Telmex, la oferta en todo el país prácticamente se duplicaba y las tarifas deberían comenzar a disminuir.

En realidad el gobierno contaría con una herramienta invaluable para ordenar el mercado, ya que en muchas poblaciones habría ya dos o más oferentes y en otras tantas existiría finalmente un proveedor de fibra. Sobre todo en el sureste del territorio nacional.

Más allá, el gobierno tendría un canal valiosísimo de infraestructura para comunicar al sector salud o al educativo en todo el país, apoyando al servicio social.

La decisión se tomó hace ya unos días y que el registro de las tarifas de CFE ante la Cofetel de Héctor Osuna ya se hizo o está por concretarse. El criterio es que en todos los lugares donde aparezca sus precios serán “casi siempre menores a Telmex”, por más conflicto que esto haya provocado en la familia Elías Ayub, entre Arturo (Telmex) y Alfredo (CFE).

Como es lógico, esta decisión no fue una inspiración graciosa en la CFE sino que la presión de los operadores llegó a los más altos niveles.

Fuente: El Financiero, Herminio Rebollo, México