Inicio Tecnología 2017 Controversias ponen en duda la entrada de El que llama paga nacional

Controversias ponen en duda la entrada de El que llama paga nacional

Si no hay claridad en beneficios, legisladores lo aplazarían

La Comisión de Comunicaciones y Transportes del Senado de la República prevé un incremento en las tarifas que actualmente pagan los usuarios de telefonía, por lo que a causa de tantas “controversias” esta semana habrá de comparecer Héctor Osuna, presidente de la Comisión Federal de Telecomunicaciones, a bien de esclarecer cualquier duda, de lo contrario los legisladores analizarían la posibilidad de solicitar un nuevo aplazamiento para la entrada en vigor de El Que Llama Paga Nacional.

“Debemos de ver otras aristas, qué pasa con quienes tienen líneas telefónicas fijas, ahí se va a incrementar de manera significativa el costo de las llamadas; lo que implicaría un tratamiento disparejo o injusto en cuanto a la
interconexión”, dijo a El Economista, Ángel Heladio Aguirre, presidente de la Comisión de Comunicaciones y Transportes del Senado.

En este sentido, empresas como Alestra, Axtel y Maxcom sugieren que como está planteada este esquema tarifario no se beneficiará al usuario fijo y existe el riesgo de un aumento de la tarifa de larga distancia para pasar de un peso
promedio por minuto a tres pesos.

Al respecto, Axtel advierte que de no ajustar las tarifas de interconexión, El Que Llama Paga Nacional sólo fortalecerá el esquema de subsidio a las compañías celulares.

Un estudio de Axtel, acerca de las implicaciones e impacto económico de esta modalidad tarifaria, expone que las tarifas de interconexión fijo a celular son casi 20 veces más grandes que las de móvil a fijo, “cuando las compañías
celulares incurren en menos costos y realizan menos inversiones que las fijas”. El documento señala que la industria de telefonía fija entrega más de 7,700 millones de minutos al año a Telcel y las demás compañías celulares, por lo que las compañías fijas son el mayor cliente de las empresas de móviles, “y paradójicamente reciben un precio muy superior al que reciben clientes que no realizan ni 10 minutos al mes”.

La polémica se aviva a pocos días de la entrada en vigor de este esquema, el 4 de noviembre, y continúan las inconsistencias, y reclamos de algunos concesionarios.

Y es que, de acuerdo con la Cofetel, los concesionarios de servicio local móvil no deberán realizar cargo alguno a sus usuarios por la recepción de llamadas de larga distancia nacional e internacional en sus redes, siempre y cuando éstos se encuentren dentro del Área de Servicio Local (ASL) en la cual tengan contratado el servicio.

Fuente: El Economista, Claudia Juárez

Opinión