Inicio Web 2017 Crece la venta de dominios de Internet

Crece la venta de dominios de Internet

Los precios en México van desde los 3,000 hasta los 16,000 dólares

Aproximadamente 3,000 clientes mexicanos contratan publicidad por Internet equivalente a poco más de 70,000 millones de dólares anuales, de acuerdo con Sedo.com, firma especializada en este mercado.

Antonio Marzo, director de Sedo.com para América Latina, aseguró que “en México hay un amplio potencial para la compra-venta de dominios en Internet debido a la penetración acelerada de la red y, sobre todo, por la amplia conveniencia de hacer negocios con este sistema”.

Entrevistado por el diario El Economista, explicó que actualmente hay 40,000 dominios a la venta en México, de los cuales la media de venta de un .com.mx es de 3,000 dólares, aunque ya hubo una venta que alcanzó los 16,000 dólares.

Un dominio es el identificador de una marca y/o empresa para ser localizados en Internet, es decir, opera como domicilio virtual.
La extensión .com sigue siendo lo más frecuentemente vendido por Sedo, acaparando 76% de todas las ventas, a éste le sigue la terminación .net con 9% e .info, con 7 por ciento.

Todos ganan

Marzo explicó que el negocio en sí puede ser que alguien que compre un dominio más adelante lo venda más caro y entonces haya una ganancia importante.

Por ejemplo, comentó que en un dominio al que se le invierten 35 dólares, las ganancias pueden ser exponenciales, tal fue el caso del sitio auto.es, que se revendió en 160,000 dólares.

De acuerdo con Sedo.com, la extensión .mx tiene 240,000 dominios registrados, “por lo que México es un mercado en expansión”.

“La compra-venta de los dominios también está siendo impulsada por el auge del comercio electrónico, en muchos de los casos el retorno de inversión es mucho mayor por el auge de la publicidad on line”, dijo.

Además, dijo, que con el auge de Internet “todos salen ganando”, ya que mientras empresas como Sedo se dedican a comercializar dominios, otras como Mercado libre se dedican a la compra y venta de productos.

Fuente: El Economista, México

Opinión