De telefonía analógica a digital

Por Mundo Contact | 10 octubre 2008 | Tecnología

Una vez que las corrientes eléctricas alcanzaban el receptor, éstas eran transformadas de vuelta en olas continúas de partículas de aire en forma de sonidos audibles

Empezando desde la primera transmisión telefónica, que Alexander Graham Bell realizó en 1870, la telefonía utilizó tecnologías analógicas, mismas que convertían a través del transmisor las olas continuas de partículas de aire de la voz humana en variaciones analógicas de corriente eléctrica.

Una vez que las corrientes eléctricas alcanzaban el receptor, éstas eran transformadas de vuelta en olas continúas de partículas de aire en forma de sonidos audibles. En ambos pasos se utilizaban olas continuas (de partículas de aire o de corrientes eléctricas) para transmitir información.

Esto empezó a cambiar en los 70, ya que conforme las tecnologías computacionales entraron en el mercado de las telecomunicaciones, también entraron las tecnologías digitales. Estas se refieren a las diferentes maneras en que se comunican las computadoras utilizando dígitos binarios (bits).

El microprocesador de silicón en el centro de las computadoras es una intricada red de transistores microscópicos cuya función básica es abrir o cerrar circuitos. Cada circuito puede tomar dos estados, “encendido” o “apagado”, mismos que corresponden a los “1” o “0” de las transmisiones digitales, los cuales pueden ser utilizados para representar cualquier señal.

Una comunicación digital comienza muchas veces con una señal analógica como la voz humana. Un dispositivo en el receptor “muestrea” matemáticamente las propiedades de la voz a intervalos regulares muchas veces por segundo. Dichas muestras son representadas como una configuración particular de unos y ceros que describen el sonido de la voz.

Si suficientes muestras son tomadas rápidamente, la sucesión resultante de bits puede suministrar una representación matemática que captura todos los detalles importantes de la voz humana, o de cualquier otro sonido o imagen.

En una transmisión digital, lo que se transmite es dicha representación matemática, y no una representación directa y continua de las características de la ola del sonido.

Un dispositivo en el receptor decodifica la corriente de unos y ceros y la traduce de regreso a un sonido continuo, empleando un protocolo que comparte con el trasmisor para transmitir información codificada.

¿Cuáles son las ventajas de convertir de ida y vuelta señales analógicas en digitales? La primera es una mayor eficiencia debido al uso de tecnologías de compresión, mismas que permiten mantener ancho de banda cuando se transmite información. Otra es que permite obtener una mayor calidad de señal. Por ejemplo, en las llamadas telefónicas convencionales las señales se tienden a desvanecer con la distancia.

La única posibilidad en los 80 de transmitir voz humana de Chetumal a Tijuana utilizando tecnologías analógicas era amplificar la señal transmitida sobre la red telefónica con todo e imperfecciones. El resultado era estática de fondo y distorsiones, mismas que se evitan con las tecnologías digitales actuales.

Al respecto, las redes ordinarias telefónicas son de circuitos conmutados, mismas que mantienen un incremento fijo de capacidad de transmisión (circuito) abierto sobre una trayectoria predeterminada entre dos puntos durante la duración de una llamada.

En contraste, las redes de paquetes conmutadas no dedican una capacidad fija a una comunicación, sino que economizan capacidad de transmisión subdividiendo la información contenida en la comunicación en millones de paquetes y enviándolos a través de cualquier trayectoria que pueda ser eficiente en un momento dado (ruteo dinámico).

Cuando estos paquetes alcanzan su destino, son ensamblados de principio a fin y decodificados.

Las redes de circuitos conmutados pueden ser analógicas o digitales, las redes de paquetes conmutados son por definición digitales y, por ende, además de reducir costos de transmisión, disfrutan de las ventajas de estas tecnologías.

No es de extrañarse que mientras el número de teléfonos fijos en México ha decrecido en los últimos tres años, el número de líneas adscritas a Prodigy Infinitum de Telmex crece a tasas anuales superiores a 50 por ciento.

Fuente: El Economista, Fernando Butler Silva, México