Inicio Tecnología 2017 Debe México explotar la exportación de servicios en TI: expertos

Debe México explotar la exportación de servicios en TI: expertos

Su posición geográfica y la demanda en LA podrían aprovecharse mejor.

 
México, junto con Brasil, se perfila como una de las principales opciones en América Latina para ser un importante centro outsourcing de aplicaciones y de procesos de negocios en 2007, así como en un sobresaliente polo de desarrollo y de subcontratación mundial hacia el año 2020.

Sin embargo, de acuerdo con especialistas, para lograrlo el país requiere que legisladores y autoridades realicen las modificaciones legales necesarias para que empresas del sector, específicamente, se puedan fondear en los mercados de valores y de capitales.

En lo anterior coinciden representaciones industriales como la Asociación Mexicana de Tecnologías de Información (Amiti) y la Asociación Mexicana de Internet, así como consultoras como Gartner.

Amiti, por ejemplo, recomienda reformar la Ley del Mercado de Valores en el mediano plazo para flexibilizar el ingreso y permitir la entrada de empresas con enfoque tecnológico con acciones de menor valor, a costos más bajos.

Asimismo, destaca la necesidad de apoyar la creación de fondos de inversionistas para proyectos de tecnología con alto potencial.

Diversas organizaciones, consultoras y expertos en la materia coincidieron en que el potencial de México en la industria del software es enorme debido al crecimiento del mercado nacional e internacional, sobre todo en Latinoamérica.

Las expectativas para el crecimiento de las exportaciones mundiales de servicios de Tecnologías de Información (TI) y subcontratación son de más de 54 mil millones de dólares entre 2004 y 2008, según estudios de la Amiti.

No obstante, esta oportunidad podría perderse si nuestro país no promueve a esta industria, ya que a pesar de que el crecimiento del sector ha sido superior al de la economía en la última década, México todavía está lejos de potenciar sus ventajas competitivas, se advierte en el estudio Visión 2020.

Hoy en día la participación de México en el mercado mundial de exportación de servicios de subcontratación y de fabricación de equipo es de sólo 3 por ciento.

Amiti coincide con Donald Feinberg, vicepresidente de Gartner, en cuanto a que las ventajas más importantes que México tiene para aprovechar ese potencial son: la similitud del uso horario; lenguaje y cultura con el mercado de toda América; lazos comerciales fuertes con el mercado estadounidense gracias al Tratado de Libre Comercio de América del Norte; servicio de voz y datos de alta calidad, generalmente económicos, dada la cercanía geográfica, y costos de transporte menores.

Pero para aprovechar mejor ese mercado México requiere promoverse. En la promoción de las capacidades nacionales hacia el extranjero se deben identificar las necesidades de las grandes empresas globales, como centro mundial de subcontratación de servicios y con software a la medida; así como polo de manufactura flexible y con una industria electrónica que complemente a Asia.

De la misma forma es necesaria una mayor coordinación entre incentivos públicos y privados para explotar las ventajas y, de esta forma, atraer inversión. Para lo anterior se requieren articular los apoyos que diversas instituciones destinan a investigación y desarrollo, como los del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y los de la Secretaría de Economía, entre otros.

Asimismo, la promoción de servicios de subcontratación nacional es una tarea de primer orden, además de atacar el potencial de outsourcing internacional.

En general, existe gran potencial para vincular los departamentos internos de software de las grandes organizaciones mexicanas con la oferta local de desarrollo y con quienes trabajan soluciones verticales de programas de cómputo. Se requiere también consolidar redes de consultores que brinden información a empresas especializadas en TI e invertir en empresas integradoras.

Promesas

La importancia real que el gobierno mexicano ha dado a la ciencia y a la tecnología se podría medir en función de las promesas sectoriales. De esta forma recordamos que se presumió que en el sexenio 2000-2006 la inversión en investigación y desarrollo, como porcentajes del PIB, sería de por lo menos 1 por ciento.

Sin embargo, lo cierto es que ese porcentaje sólo llegó a alrededor de 0.4 por ciento del PIB. En materia de tecnología de información, las inversiones, sumando el esfuerzo empresarial, se ubicó en alrededor de 1.2 por ciento, mientras que en países como Estados Unidos fue de 4 por ciento y el promedio en las naciones integrantes de la OCDE fue de 3 por ciento. El nivel de México es incluso menor que el de países como Chile y Brasil.

Sin embargo, hoy nuevamente se resaltan las grandes oportunidades que tiene nuestro país como centro mundial de subcontratación; las recomendaciones para lograrlo en realidad no son algo nuevo, la gran sorpresa sería la voluntad política para conseguirlo.

BREVES

Código abierto

En las proyecciones de Gartner se destaca que “hacia 2006, 80 por ciento de los esfuerzos para demostrar el valor de negocios del código abierto habrán fracasado a consecuencia de una estrategia de adopción deficiente”.

e-mail inalámbrico
Para 2007, las tecnologías inalámbricas y de banda ancha serán suficientemente buenas para ser consideradas como componentes requeridos para la mayoría de las aplicaciones.

Beneficios
Entre los beneficios del e-mail inalámbrico destaca una reducción de 15 por ciento en promedio de las llamadas de voz, lo cual se traduce en reducción del tiempo aire de llamadas y del tiempo invertido en llamar y responder el teléfono.

Finanzas
Hacia 2008 las operaciones financieras en tiempo real en América Latina representarán 80 por ciento del total de las transacciones, gracias a la seguridad y disponibilidad de canales.

Negocio

Añadir servicios al portafolios de exportaciones y crear una fuerza de trabajo mejor pagada y de más alto nivel son esenciales para crecer en el negocio de las TI en la región.

Fuente: El Financiero, José de Jesús Guadarrama H. 

Opinión