Desarrollan chip para interactuar con 1 millón de neuronas

Desarrollan chip para interactuar con 1 millón de neuronas

El Departamento de Defensa de Estados Unidos desarrolla un chip para interactuar con 1 millón de neuronas

Por Rafael Ugalde | 17 julio 2017 | Actualidad, Tecnología

Con este chip, DARPA, la agencia del Departamento de Defensa de Estados Unidos, responsable del desarrollo de nuevas tecnologías para uso militar, revolucionará las prótesis inteligentes.

La agencia ha comenzado a desarrollar unos implantes neuronales que permitirán conectar al ser humano con dispositivos externos mucho mejor que en la actualidad y permitirán mejorar la actividad diaria de personas discapacitadas.

Este nuevo proyecto se focaliza en que se puedan grabar las señales de alta fidelidad de 1 millón de neuronas, lo que permitirá una conexión más fluida en cerebros humanos y equipos más complejos como sillas de ruedas, robots e incluso controlar directamente computadoras.

El sistema también estará capacitado para transmitir las señales generadas por la computadora a las propias neuronas, con la idea de que la comunicación hombre-máquina sea mucho más fluida, según IEEE Spectrun.

Sin embargo debemos considerar que el cerebro cuenta con 86,000 millones de neuronas y ‘sus complejidades más profundas seguirán siendo un misterio por algún tiempo’, explica Philip Alvelda, responsable del programa de investigación, quien agrega que ‘si tenemos éxito en la entrega de nutridas señales sensoriales directamente al cerebro, se establecerá una base amplia para nuevas terapias neurológicas’.

Arto Nurmikko, uno de los investigadores que trabajan en ‘neurogramos’,  indica que unos implantes del tamaño de un grano de sal de mesa se podrán interconectar entre neuronas y enviar datos a un parche electrónico implantado en el cuero cabelludo o debajo de la piel.

El desafío no es sólo llegar a la mayor cantidad posible de señales neuronales, si no ser capaz de gestionar y manejar la gran cantidad de datos que se generan en estos implantes, así como hacerlos completamente sellados y seguros para el usuario.

Con información de El Economista.es

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *