Detectan nuevos modelos de ciberdelincuencia durante el segundo trimestre

Por Mundo Contact | 7 septiembre 2007 | Tecnología

SANTIAGO.- El informe de PandaLabs sobre la actividad del malware en el segundo trimestre de 2007 está centrado en los nuevos modelos de negocio que están surgiendo entorno al cibercrimen.

“En los últimos meses hemos asistido a una profesionalización creciente del cibercrimen. Los ciberdelincuentes ya habían dado un primer paso con la búsqueda del beneficio económico por encima de otros fines como la fama o la notoriedad. Ahora están creando un gran mercado online del malware, en el que el trabajo está segmentado y que ha dado lugar a la aparición de nuevos modelos de negocio” comenta Luis Corrons, Director Técnico de PandaLabs.
 
En este nuevo mercado existen delincuentes especializados en crear los códigos maliciosos, otros se dedican a su distribución, otros alquilan redes de bots, etc. Incluso, está surgiendo la competencia entre ellos por vender sus herramientas o servicios.

Entre estos nuevos negocios delictivos se encuentra la elaboración y venta de herramientas para facilitar la labor de los ciberdelincuentes; éstas permiten realizar acciones como crear malware, gestionar redes de bots, etc.

PandaLabs dedica parte de su informe trimestral a analizar un tipo de herramienta que permite distribuir malware mediante el uso de exploits. Gracias a ellas, los delincuentes de la red pueden aprovechar los fallos de diseño de las páginas web para modificarlas e infectar a los usuarios.

Esta profesionalización de la ciberdelincuencia ha provocado la aparición de un mercado negro online del malware. En él se vende todo aquello que puede necesitar un hacker para llegar a cabo sus acciones maliciosas.

El documento recoge varios ejemplos de los precios que se están pagando en Internet por los diferentes productos y servicios de ciber-delincuencia.

Así, según el laboratorio de Panda Security, contratar un ataque de denegación de servicio tiene un precio de entre US$10 y 20 por hora, mientras que se puede alquilar un servidor para enviar spam por US$500 dólares al día y comprar un listado de 32 millones de cuentas de correo electrónico por US$1.500 dólares.

“Con los datos que tenemos, podemos confirmar, incluso, que existen vendedores de documentación oficial como pasaportes, permisos de trabajo, etc.”, asegura Luis Corrons.

Fuente: El Mercurio, Chile