Dispositivos pasan de wearables a chips injertados en la piel

Dispositivos pasan de wearables a chips injertados en la piel

En la búsqueda de eficiencia y control en las organizaciones, se implantan microchips bajo la piel, lo cual podría dañar la privacidad y la moral de los empleados

Por Rafael Ugalde | 10 agosto 2015 | Actualidad, Blog, Tecnología

El mundo de big data, internet de todo, movilidad, analíticos, social business, etc., no tiene límites ni códigos; se desarrolla y multiplica con una dinámica propia en una especie de frenesí que busca permanentemente la mayor eficiencia, rentabilidad, comfort, seguridad y control.

Una empresa sueca ha iniciado un programa para implantar bajo la piel un microchip que permite el ingreso a instalaciones sin necesidad de llaves especiales, tarjetas o accesos electrónicos.

micro-chip-piel-implante‘Físicamente es como recibir una vacuna, un dolor en la mano que termina rápidamente’, explica Hannes Sjoblad, quien es un especialista en perforación e implantación de microchips bajo la piel.

Cerca del 20% de los empleados de Epicentro Coworking en Estocolmo han optado por el programa. Incluso, comenta Sjoblad, que empresas de seguridad, operadores de oficinas, empresas inmobiliarias y también organizaciones militares quieren ver como funciona esta tecnología.

Desde luego, los beneficios que aporta el internet de las cosas y en particular los múltiples dispositivos y sensores, son muy valiosos tanto para las empresas como para las personas, ya se trate de mejorar los procesos y movimientos, modelos logísticos, capacitación y entrenamientos remotos, rastreo de mercadería, visores remotos e incluso gorras para conductores de camiones con sensores para alertar estados de microsueño, etc.

No obstante, entre lo valioso de aumentar la eficiencia y la rentabilidad basadas en datos, y el respeto a la privacidad de las personas, existe una frontera tan frágil como importante.

El uso de estas tecnologías puede provocar que se lleve el ambiente de trabajo y el control de los empleados a un estado intrusivo y opresivo que dañe la moral y el respeto de las personas, lo cual finalmente puede disminuir e incluso revertir los beneficios potenciales para las organizaciones.

Con información de Bloomberg

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *