El chip A4 del iPad sería perfecto para el iPhone

Por Mundo Contact | 29 enero 2010 | Tecnología

El chip que diseñó Apple para su nuevo Tablet podría hacer que los iPhone fueran más rápidos

Apple lanzó ayer su iPad, con una pantalla de 9,7 pulgadas y pensado para navegar por Internet, disfrutar de juegos, leer libros electrónicos y ver contenido de vídeo. Según destacó Steve Jobs, CEO de la compañía, durante la presentación, el producto está a caballo entre el iPhone y un portátil MacBook.

El iPad incluye un chip llamado A4 que fue diseñado por la propia compañía y que cuenta con un procesador que funciona a 1GHz y un núcleo gráfico capaz de mostrar vídeo en alta definición de 720p. La eficiencia del chip le permite ofrecer diez horas de vida de batería con un uso activo del dispositivo.

Hubo quien afirmó que el iPhone había crecido hasta convertirse en el iPad, y eso es porque ambos dispositivos compartes muchas características, lo que ha llevado a decir a los expertos a que tanto el A4 como alguna variedad, podrían encajar perfectamente en el terminal de Apple. Lo principal es que ambos utilizan chips de bajo consumo y están diseñados para ejecutar el sistema operativo iPhone OS. En Insight 64 afirman que una variante del chip A4 podría hacer que el iPhone fuera mucho más rápido. El chip se ha calificado de “asombroso” en términos de velocidad y ejecución, y probablemente es mucho más rápido que lo que Apple está utilizando en productos existentes.

Apple no ha querido ofrecer demasiados detalles sobre el A4, pero los analistas creen que está basado en un núcleo de procesamiento de ARM. El chip fue desarrollado principalmente por los empleados que llegaron a Apple en 2008 tras la adquisición de la empresa de chips PA Semi.

Apple intenta aumentar el control sobre el desarrollo de chips para tener una ventaja sobre sus rivales. Otros tablets desarrollados por compañías como HP o Dell están basados en procesadores de ARM, pero Apple tiene más capacidades de modificación con un chip específico para su iPad.

Fuente: ITespresso, España