Inicio Tecnología 2017 El dilema de la banda ancha en Colombia

El dilema de la banda ancha en Colombia

Colombia tiene un crecimiento sobresaliente en banda ancha, pero sigue rezagada en América Latina. La baja penetración de PC es una de las razones

Colombia es el país de América Latina con el mayor crecimiento en conexiones de alta velocidad, pero la penetración de estos enlaces sigue siendo baja frente a la de otros países de la región, según el ‘Barómetro Cisco de Banda Ancha’, un estudio presentado la semana pasada por la firma de redes Cisco y la empresa de investigación de mercados IDC Colombia.

Según el informe, entre diciembre del 2005 y diciembre del 2006 el número de conexiones de alta velocidad pasó de 293 mil a 623 mil, lo que representa un crecimiento del 112 por ciento. Entre tanto, en Argentina aumentaron un 66 por ciento, en Brasil un 40 por ciento, en Chile un 45 por ciento y en Perú un 37 por ciento.

Sin embargo, en cuanto a penetración (número de conexiones por cada 100 habitantes) Colombia se encuentra por debajo de otros países de la región: el 1,5 por ciento de Colombia contrasta con el 1,9 por ciento de penetración de Perú y Venezuela, el 3 por ciento de Brasil, el 4,1 por ciento de Argentina y el 6,8 por ciento de Chile.

Qué falta

Daniel Medina, viceministro de comunicaciones de Colombia, opina que las principales barreras son la baja densidad de computadores (5,8 por cada 100 habitantes) y los precios de los PC, que aún no permiten una completa masificación de la banda ancha.

No obstante, Medina resalta que el Gobierno ha tomado medidas como la eliminación del IVA para computadores con precios inferiores a 1,7 millones, la provisión de soluciones comunitarias (como telecentros con PC y conectividad incluidos) y la promoción de varias alternativas fijas e inalámbricas.

“De esta manera, la competencia ejercerá un papel preponderante en la disminución de los precios y por ende en la masificación de los servicios”, comenta Medina.

Por su parte, Carlos Villate, gerente de IDC Colombia, dice que si hay factores que incentiven la utilización de conexiones de alta velocidad, habrá más penetración; pero si su uso se limita a navegación por la Red y consulta de correo electrónico, esta tecnología no será indispensable.

Villate agregó que, aunque se ha trabajado en ampliar la base instalada de computadores –elemento primordial para acceder a Internet–, es necesario impulsar otros dispositivos de interconexión, como celulares y computadores de mano.

Así las cosas, es preciso que los proveedores de telefonía celular incentiven el uso de Internet de alta velocidad a través de dispositivos móviles, campo en el cual las empresas pueden darles un uso intensivo en tareas como seguimiento de procesos, cobros y toma de pedidos.

Herramienta para competir

En opinión de Carlos Villate, de IDC Colombia, “la banda ancha es un factor definitivo para que los países sean más competitivos”. En este punto coincide Santiago Aguirre, gerente general de Cisco Colombia, quien asegura que el aumento de las conexiones de banda ancha es fundamental para participar en la economía mundial.

“La gran mayoría de industrias adopta cada vez más procesos comerciales bajo este modelo, por lo que el tema de discusión ahora no es si debemos conectarnos para maximizar los beneficios con el mundo empresarial y la sociedad, sino cómo lo hacemos”, dijo Aguirre.

Por ello, la baja tasa de penetración de la banda ancha en el país confirma que es necesario tomar medidas al respecto. Para Daniel Medina, viceministro de comunicaciones, este aspecto requiere de un marco normativo, que ya se encuentra en funcionamiento, que promueva la inversión y la competencia.

“La reciente transformación empresarial del sector –incluida la capitalización de Colombia Telecomunicaciones y las adquisiciones de empresas– y la reglamentación por parte del Ministerio para que otras compañías provean accesos inalámbricos en la banda de 3,5 GHz redundará en una mayor oferta de accesos de banda ancha a menores precios y en un ambiente de competencia”, dice Medina.

Por otra parte, el Gobierno ha destinado cerca de un billón de pesos para proveer conectividad de banda ancha al 55 por ciento de las escuelas, 95 por ciento de las alcaldías, 91 por ciento de los hospitales y 91 por ciento de los Centros de Gestión Agropecuaria. Igualmente, se instalarán 10 mil telecentros que proveerán acceso comunitario de alta velocidad a los municipios de menores ingresos del país.

El Barómetro Cisco propone una meta de 3,5 millones de conexiones de banda ancha para el 2010, lo que representaría una penetración del 8,5 por ciento. Sin embargo, para que esta proyección se haga realidad el país debe tener un crecimiento sostenido superior al 80 por ciento, dice Carlos Villate.

Hay más información sobre el Barómetro en la siguiente dirección: www.redaccionvirtual.com/redaccion/comunicados/ver_comunicados.asp?Id=1336.

Usuarios de Internet: 6,7 millones
Otro informe dado a conocer este mes, de la Comisión de Regulación de Telecomunicaciones (CRT), dice que el número de usuarios de Internet en Colombia llegó a 6,7 millones (en diciembre del 2005 había 4,7 millones).

Así, la penetración de Internet entre la población del país llegó a 15,9 por ciento (la cifra de penetración del Barómetro de Cisco –1,5 por ciento– se refiere a conexiones, no a usuarios). Eso sitúa a Colombia ligeramente por debajo de la penetración de Internet en el mundo, que es de 16,9 por ciento (hay 1.100 millones de usuarios en el planeta, según la CRT).

En cuanto al crecimiento de la banda ancha en Colombia, las cifras de la CRT también muestran un incremento notable: el número de suscriptores aumentó 97 por ciento durante el 2006, lo que ubica al país en el primer lugar en crecimiento en América Latina y el décimo en el mundo.

Según la CRT, la conexiones telefónicas tradicionales (conmutadas) siguieron perdiendo terreno frente a las de banda ancha: los suscriptores de enlaces conmutados hoy solo representan el 29 por ciento del total. El informe de la CRT está disponible en la siguiente dirección: www.crt.gov.co/Documentos/internet20062S.pdf.

Fuente: El Tiempo, Colombia

Opinión