El gobierno chileno se propone ampliar el uso del software libre

Por Mundo Contact | 17 marzo 2009 | Tecnología

A pesar que un informe reveló el bajo uso de estos programas y que sólo un tercio de las instituciones piensa implementarlo, se entregaron pautas para evaluar costos y beneficios del cambio

La Estrategia Digital del Gobierno chileno presentó hoy el primer estudio sobre Uso de Software Libre en el Estado, el que a partir de una encuesta a más de 100 instituciones públicas, reveló que el uso de estas aplicaciones es bajo.

Además, según el informe sólo un tercio de las organizaciones tiene intenciones de desarrollar o implementar aplicaciones basadas en Software Libre, motivadas principalmente por la necesidad de contar con una solución informática diseñada a la medida.

“Existen condiciones para ampliar el uso de software libre en el Estado, lo importante es que cada institución decida informadamente qué tipo de solución es adecuada a sus necesidades, ya que tanto este estudio como la experiencia internacional demuestran que el costo de licencias es sólo una de las variables considerar, y a fin de cuentas, el software libre no siempre resulta menos costoso que el comercial” indicó el Secretario Ejecutivo de la Estrategia Digital, Ernesto Evans.

Evans puntualizó que el estudio permitió identificar las principales necesidades de software del sector público y elaborar guías de apoyo para comparar las fortalezas y debilidades asociadas a las opciones libres y comerciales.

“Con esto buscamos que las instituciones públicas cuenten con mejor información y estándares para evaluar costos y beneficios a la hora de tomar una decisión sobre adoptar un software de código abierto o propietario y de este modo hacer un uso eficiente de los recursos públicos invertidos en tecnología”, señaló.

El software libre es aquel que tiene su código fuente abierto, por lo que se puede modificar a gusto del usuario, y adaptar a las necesidades específicas, siendo esta su principal ventaja. Además, muchas veces se pueden obtener gratis (como es el caso de OpenOffice  o el sistema operativo Ubuntu), lo que genera un ahorro importante para las instituciones públicas, en este caso.

El cambio no resulta fácil

En las aplicaciones de escritorio, como planillas de cálculo y procesadores de texto, continúan liderando las herramientas comerciales o propietarias (como son las Microsoft: Word Excel, Powerpoint), mientras que el software libre ha ganado terreno en las áreas especializadas.

El Estudio muestra que las aplicaciones en base a software libre más frecuentes son herramientas para el manejo de bases de datos, usadas en un 42,2 % de las instituciones, administrador de contenidos (38,6 %) y autenticación centralizada (28,4 %).

En cuanto a los factores inhibidores más aludidos por las instituciones para optar por soluciones comerciales en lugar de libres, es que éstas últimas muchas veces no cuentan con soporte y mantenimiento profesional garantizado, sumado a los altos costos de capacitación de funcionarios que implica migrar a software libre.

Nuevas pautas

Pese a que en Chile no existen mediciones certeras de costos, uno de los casos internacionales estudiados de cerca fue la municipalidad de Munich, Alemania, donde los costos de  migrar todos sus sistemas a software libre ascendieron a 35 millones de Euros, de los cuales un 63% fue destinado a capacitación.

El trabajo permitió elaborar un Manual de uso de Software Libre y una Guía de Migración para facilitar el proceso de aquellas instituciones que cambian desde un sistema licenciado a uno abierto.

Junto con lo anterior, se desarrolló una Guía de Propiedad Intelectual sobre los aspectos legales relacionados con el desarrollo de código abierto y un modelo de Análisis de Impacto Económico y Social para valorizar las inversiones de software y migración.

Con esto no se logra instaurar el proceso de evaluación a nivel legal, sino sólo a nivel administrativo, según explicó Ernesto Evans. Lo que pretenden lograr con esto, no es sólo fomentar el uso del software libre, sino que “se utilice la mejor solución al mejor precio”, independiente si es con software abierto o comercial. “No nos gustan las militancias, para ninguno de los dos lados. Lo que queríamos con este estudio es obtener una fotografía de lo que estaba pasando, y la conclusión es que el uso del software libre es aún bajo”, y por eso instauran estas pautas -que recién han sido presentadas hoy-, para obtener los mejores resultados.

Aún queda camino por recorrer, y según Evans, lo ideal es que haya una reforma constitucional para que se separe la compra de la evaluación, y así se evitarían, a su juicio, problemas como los que se han visto en el registro civil. “Cuando hay una mesa de compra hay más neutralidad, porque se encarga de evaluar si la aplicación estudiada funciona para tal fin”.

Hasta ahora, el gobierno ha intentado hacer indicaciones  a las leyes para que estos programas abiertos sean una opción real -y no una sugerencia-, pero hasta ahora, no se ha llegado a ninguna conclusión.

Fuente: El Mercurio, Chile