Inicio Tecnología 2017 El modelo abierto de negocios es ahora un imperativo para la convergencia

El modelo abierto de negocios es ahora un imperativo para la convergencia

En los últimos meses mucho se ha hablado en México de convergencia, sin embargo, lo cierto es que el mundo enfrenta un momento único en la historia de los negocios -un tiempo en el que la tecnología, el contenido y la distribución convergen a una velocidad nunca antes vista, y donde las innovaciones originan un cambio explosivo en el comportamiento de los consumidores finales-. Aun cuando esta situación es real, lo es también el hecho de que compañías en los sectores de tecnología, contenido y distribución no estén logrando el retorno de las inversiones al ritmo esperado y continúen su lucha para lograr incrementar el valor para sus accionistas.

¿Cuál es el origen de esta situación? Los modelos gerenciales actuales impiden la creación de valor en este ambiente de mercado rápidamente cambiante. Ésta, entre otras, es una de las conclusiones del estudio más reciente sobre el tema de convergencia elaborado por PricewaterhouseCoopers “Breaking down walls: How an open business model is now the convergente imperative”. PricewaterhouseCoopers considera que un nuevo modelo de negocios que implica un modelo abierto es la manera de administrar la convergencia y realizar su verdadero potencial.

Hace algunos años, cuando las computadoras personales estaban en su infancia, los teléfonos celulares eran raros y complicados, e Internet era una especie de nebulosa construida únicamente para entusiastas de la tecnología, las personas consumían contenido en los medios conforme la industria lo ponía disponible.

En esos días, las empresas de telecomunicaciones experimentaban la operación de redes de fibra óptica a los hogares y concluían que no había manera de hacer esas redes rentables por la intensa inversión de capital requerida. La oferta de servicios de banda ancha existía, pero no estaba disponible para todos ya que no tenía demanda de los clientes, no existían equipos terminales que tomaran ventaja de ella y no había contenido que pudiera ser transmitido utilizándola.

El mundo ha cambiado, ahora los equipos terminales que aprovechan la banda ancha nacieron y la demanda por tecnología es un proceso incansable; los consumidores y negocios nunca empujaron tanto como ahora para acelerar e incorporar cambios tecnológicos.

La actividad de fusiones y adquisiciones en estos sectores es también parte de la foto de la convergencia y continúa creciendo de manera sostenida; en 2006 será superior que en 2005 en número y valor de las operaciones. El crecimiento en las alianzas es evidente, alianzas que incluyen empresas de tecnología (Cisco, IBM, Microsoft, etcétera), empresas de medios, tecnología y distribución de contenido (por ejemplo, FOX y Microsoft, Walt Disney y HP, Yahoo! y AT&T), y empresas de telefonía inalámbrica (en enero de 2006 Intel, Microsoft, Motorola, Modeo, Nokia y Texas Instruments anunciaron la formación de Mobile DTV Alliance, la cual tiene como objetivo promover el crecimiento del estándar para la transmisión de TV digital a los dispositivos inalámbricos, conocido como Digital Video Broadcasting-Handeld o DVB-H).

Esto seguramente continuará; un estudio conducido por la Economic Intelligence Unit, en cooperación con PricewaterhouseCoopers, revela que 46 por ciento de las compañías en estos sectores anticipan nuevas alianzas, asociaciones y colaboración en los próximos tres años. En cuanto al consumidor, el tiempo dedicado al relajamiento y entretenimiento aumentó significativamente. Aunado a ello, la demanda por entretenimiento basado en alta tecnología se ha disparado. Un estudio reciente de Forrester Research muestra que en 2005, “45 por ciento de los jóvenes entre los 13 y 21 años descargaron un video de la red durante el último mes”.

A pesar de toda esta energía y entusiasmo, PricewaterhouseCoopers encontró, al analizar información disponible de las empresas en estos sectores, que muchas de ellas no están logrando el regreso de capital planeado y, por tanto, continúan su lucha para crear valor para sus accionistas.

¿Que está deteniendo a estos sectores en un momento en el que la tecnología, la distribución, el contenido y la demanda están disponibles para crear un gran valor adicional para los accionistas de estas compañías? Si todos los elementos estructurales están presentes, ¿por qué no se han podido traducir en creación de valor? El ritmo de los cambios tecnológicos está generando una fuerte presión sobre los modelos tradicionales de negocio; muchos de estos cambios están pasando tan rápido que las administraciones no han sido capaces de integrar estos cambios dentro de sus organizaciones y, generalmente, las unidades de negocio o divisiones no están trabajando hacia un objetivo común.

El adoptar un modelo abierto de negocios, elimina las barreras internas entre las unidades de negocio, y las externas entre la compañía, sus socios y otros aliados estratégicos. Al hacer esto se estimulará una interacción constante entre las capacidades tecnológicas, de contenido y distribución de la empresa, lo que redundará en lograr el regreso de las inversiones.

Una compañía sin barreras es aquella estratégicamente flexible y donde la administración está atenta al monitoreo, anticipación y respuesta a cambios relevantes en el mercado; más allá, una compañía sin barreras significa un nuevo grado de rigor y transparencia en el entendimiento analítico del negocio que permita, cuando las acciones de convergencia sean consideradas, que los resultados sean plenamente entendidos por toda la organización.

Un modelo de empresa sin barreras significa que una compañía exista, de manera virtual, sin fronteras, permitiendo el movimiento ágil para entrar o salir de cualquier avance tecnológico u oportunidad de mercado.

Fuente: El Financiero, Luis Roberto Martínez del Barrio
 
 

Opinión