El mundo a 20 años de la Telefonía IP

El mundo a 20 años de la Telefonía IP

La telefonía IP no solo fue un parteaguas tecnológico; propició nuevos modelos de negocio, creó nuevas industrias, y transformó la manera en que trabajamos, aprendemos y vivimos

Por Mundo Contact | 12 octubre 2015 | Actualidad, Articulos, Tecnología

Hay algunas cosas en la vida que se hacen tan comunes que nunca nos cuestionamos sus orígenes o cómo llegaron a ser como son.

¿Qué tan seguido nos ponemos a reflexionar de cómo la televisión o el Internet llegaron a ser lo que son hoy? ¿Usas el teléfono en tu vida diaria para asuntos personales o de trabajo? ¿Te has puesto a pensar en cómo es que funciona?

El teléfono, particularmente el que tenemos en nuestra casa y el del escritorio de nuestra oficina, es quizá la herramienta de comunicación más utilizada y menos valorada hoy en día en donde nuestros dispositivos móviles, con sus apps, conexiones de datos y mensajes de texto parecen hacer el teléfono regular algo arcaico e inútil.

Pero pocas de esas cosas podrían existir hoy en día si la convergencia del transporte de voz sobre redes de datos que comenzó hace ya 20 años, y que es el principio básico de operación de todos nuestros teléfonos (incluyendo nuestros queridos smartphones), no hubiera ocurrido. Impulsada con el ‘simple’ propósito de hacer más eficientes y económicas las llamadas telefónicas.

telefono-red-tecladoEsa convergencia no solo impulsó el crecimiento del Internet, sino que también ayudó a fondear las inversiones que hacen posible la mayoría de los servicios de comunicación y colaboración con los que contamos hoy. Todas esas aplicaciones que tenemos hoy y que damos por sentado que funcionan -desde Skype hasta FaceTime- están basadas en los mismos principios de convergencia impulsados por la telefonía IP.

En 1989 Alan Cohen (un emprendedor y hombre de negocios israelí) inventó un tipo específico de audio transductor electrónico que eventualmente hizo posible la existencia de la voz sobre el protocolo de Internet (o VoIP por sus siglas en inglés). Aunque su nombre no sea muy conocido, él es el hombre detrás de la cortina que creó los fundamentos de VoIP, que es el corazón de la telefonía IP, y el principio fundamental de los dispositivos y aplicaciones que usamos hoy en día para comunicarnos y colaborar.

VoIP es el proceso por el cual comunicaciones de voz se entregan a través de redes que utilizan el Protocolo de Internet (Internet Protocol – IP) para comunicarse. Hoy en día, muchos hogares y la mayoría de los negocios utilizan soluciones de Telefonía basadas en VoIP (sin darse cuenta) como un medio más eficiente y económico de conectarse con el mundo.

Fue el mismo Cohen quien en 1995 (hace 20 años ya) a través de su compañía VocalTec liberó el primer software comercial con funciones de telefonía sobre internet, y con ese software comenzó la transformación de las comunicaciones personales y empresariales que vivimos hoy.

Aquel primer teléfono IP en software parecería que tenía todo para ser un fracaso. Necesitabas tener el programa instalado no solo en tu PC, sino también en la PC de la persona a la que querías llamar; no se podía llamar a gente que tuviera teléfonos regulares ni a aquellos primeros celulares que entonces también comenzaban a aparecer; y la calidad del audio, al ser dependiente de las capacidades de procesamiento y multimedia de las PCs de entonces era, poniéndolo gentilmente, pobre.

voipPero el potencial de transportar la voz sobre IP significaba que cualquier persona, en cualquier lugar del mundo, que tuviera acceso a una conexión a internet, podía hacer y recibir llamadas telefónicas GRATIS.

Recordemos que hace 20 años los planes telefónicos personales y empresariales no eran como los de hoy. Las compañías telefónicas tenían centrado su negocio en cobrar por conexión y duración de las llamadas, y rubros como el servicio medido y altos costos por llamadas de ‘larga distancia’ eran la norma.

Usar internet para llamar por teléfono no solo implicaba un increíble ahorro en costos para los usuarios del servicio, sino también un aterrador cambio de modelo de negocio y paradigma comercial para las telefónicas. Estábamos en los albores de la convergencia y la ‘killer application’ era evitar bajar la factura telefónica.

El impacto potencial de la telefonía IP fue tan grande que en 1996 impulsó acciones de la Sección de Estandarización de la Unión Internacional de las Telecomunicaciones (ITU-T). En ese entonces comenzó el desarrollo de los primeros estándares de señalización de comunicaciones de voz sobre IP (el estándar que se conocería más tarde como H.323); mientras que las compañías norteamericanas de telecomunicaciones le pedían a su congreso que prohibieran la tecnología de telefonía por IP (claramente, el miedo no anda en burro…)

Hoy sabemos que el enorme potencial de VoIP, sus múltiples aplicaciones y beneficios para usuarios y empresas no pudieron ser detenidas por la política y los intereses monetarios de unos pocos. Pero hubo cuatro eventos que en mi opinión fincaron definitivamente la telefonía IP como una alternativa viable y terminaron de moldear los cambios estructurales en la industria y la tecnología con los que vivimos hoy:

 

1. A finales de 1998, Cisco Systems decidió adquirir una pequeña firma texana llamada Selsius Systems, una de las primeras compañías en ofrecer sistemas conmutadores telefónicos empresariales que operaban sobre redes IP. Ese mismo año, John Chambers, entonces CEO de Cisco, declaró que ‘la voz sería gratis’, lo que causó revuelo y molestia en la industria.

 

2. A principios de 1999 el otro gigante de las redes de aquel entonces, 3Com, adquiría también una pequeña compañía basada en Boston llamada NBX, con un producto similar pero enfocado principalmente a pequeñas y medianas empresas.

 

3. Más tarde ese mismo año, Asterisk, el proyecto de telefonía IP en código abierto más popular del mundo, es lanzado al mercado por Mark Spencer, fundador de Digium.

 

4. Y casi al mismo tiempo, ese mismo año, e impulsado por el enorme crecimiento del World Wide Web (WWW) se liberaría también la primera especificación de un nuevo protocolo de señalización y transporte multimedia llamado Protocolo de Inicio de Sesión (o SIP en inglés), que tiene muchos elementos en común con los otros dos protocolos de comunicación del Internet: HTTP y SMTP.

 

Lo demás es historia. Las inversiones en investigación y desarrollo de los gigantes tecnológicos, los esfuerzos de los grupos internacionales de estandarización, la búsqueda permanente de eficiencias y mayores velocidades de transporte que los proveedores de servicio exigían, la maduración de tecnologías ópticas de transporte, y principalmente el avasallador crecimiento del Internet, pavimentaron el camino del crecimiento de las tecnologías y aplicaciones relacionadas con VoIP.

Hoy vivimos en un mundo en donde estos avances tecnológicos nos rodean, de manera transparente y ubicua. No solo nuestra cuenta telefónica bajó, y los planes de comunicación se transformaron de conexiones y duración de llamadas a velocidad de transmisión y cantidad de datos. No, el efecto no terminó ahí. Nuestras experiencias de entrenamiento, información y servicio también cambiaron gracias a esta convergencia tecnológica:

 

  • Tenemos video en demanda por internet porque la tecnología y protocolos impulsados por la telefonía IP lo hicieron posible. Servicios como Netflix, Hulu, YouTube y otros no existirían si la tecnología necesaria para transportar voz y video de alta calidad de manera confiable, segura y económica.
  • Accedemos a información gráfica vía portales web y aplicaciones como Facebook porque los principios de comunicación y colaboración sobre IP permiten crear experiencias multimedia de manera natural y sencilla.
  • Y podemos obtener mejores niveles de soporte para los servicios que contratamos en nuestros hogares y negocios porque la convergencia tecnológica habilitó nuevas opciones para crear experiencias de soporte multicanal que nunca antes fueron posibles.

 

Y para cerrar el ciclo, en enero del 2014, a la urgencia de AT&T y otros proveedores de servicio (los mismos que antes querían que la telefonía IP fuera prohibida…), la Comisión Federal de Comunicaciones de los Estados Unidos (o FCC) votó unánimemente a favor de reemplazar totalmente la red telefónica pública conmutada del país por una que funcione bajo protocolos de internet (IP).

Esto significa simplemente que la red telefónica pública tradicional de la economía más grande del mundo está dejando de existir, ya que no hay ninguna razón tecnológica o de negocio para mantener los viejos servicios, cuando se pueden entregar esos y otros mejores a través de enlaces de internet.

Cuánto tiempo creen que pase antes de que lo mismo sea decidido en nuestro país? Para un servidor, como ejecutivo del mundo de la tecnología durante los últimos 25 años, ser testigo y partícipe de esta revolución tecnológica ha sido una jornada fascinante.

La telefonía IP no solo fue un parteaguas tecnológico, sino que propició nuevos modelos de negocio, creó nuevas industrias, y de la mano del crecimiento de Internet y otras tecnologías asociadas, transformó la manera en que trabajamos, aprendemos y vivimos.

Así que la siguiente vez que mires tu smartphone, recuerda que todo comenzó hace 20 años, con la simple idea de evitar el pago de llamadas de larga distancia y la astucia e inteligencia de un pequeño grupo de pioneros dedicados que vieron un mundo de posibilidades y que transformaron con su visión y trabajo el mundo en que vivimos. Fascinante.

Por Roberto De la Mora, Chief Marketing Officer de ho1a

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *