El triunfo legal de Apple sobre el FBI es también un golpe a su seguridad

El triunfo legal de Apple sobre el FBI es también un golpe a su seguridad

La seguridad del iPhone de Apple se pone en riesgo ante la afirmación de que el FBI ha desbloqueado el dispositivo de un sospechoso para acceder a su información

Por Rafael Ugalde | 29 marzo 2016 | Actualidad, Tecnología

Durante seis semanas de disputa entre el FBI y Apple, periodo en el que la comunidad de tecnología se unió detrás de la empresa tecnológica y los políticos abogaron por la cooperación entre los antagonistas. En este lapso, se desató el debate entre las necesidades de seguridad y la importancia de la privacidad del cliente.

Finalmente, Apple ha enviado un comunicado en el que establece: ‘Vamos a seguir ayudando a la policía con sus investigaciones, como lo hemos hecho desde antes y vamos a seguir aumentando la seguridad de nuestros productos ante las amenazas y ataques a nuestros datos que cada vez se hacen más frecuentes y sofisticados’.

Apple había dicho que aceptar la solicitud del Departamento de Justicia equivaldría a abrir una puerta trasera al smartphone y sentaría un precedente peligroso que pondría en peligro a millones de usuarios del iPhone en todo el mundo.

Sin embargo, el hecho es que una parte externa logró descifrar el dispositivo, una muestra de que los productos de Apple no pueden ser inmunes a los piratas informáticos.

Apple regularmente actualiza el software iOS con el que operan los iPhones y iPads, y con cada nueva generación se resuelven las vulnerabilidades de seguridad. Éste fue el caso la semana pasada, cuando se lanzó el iOS 9.3. Entre los defectos, se encontró una vulnerabilidad descubierta por investigadores de una consultora de seguridad en Trieste, Italia. Los investigadores dijeron que podría ser posible modificar iOS y las características de seguridad a través del puerto USB, mientras que la propia Apple reconoció la vulnerabilidad en un post en su sitio web.

La agencia se ha negado hasta ahora revelar el método exacto que ha usado, sin embargo en virtud de que se trata de un proceso relativamente nuevo, conocido como revisión de acciones, el FBI puede ser obligado a revelar los detalles, a menos que pueda demostrar que hay una necesidad sustancial de la seguridad nacional para mantener el secreto de la fórmula.

Como quiera que sea, el debate entre la aplicación de la ley y la privacidad personal es probable que continúe.

Con información de Bloomberg

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *