Eliminan estímulos fiscales a tecnología

Por Mundo Contact | 29 octubre 2008 | Tecnología

Los incentivos fiscales para inversiones en proyectos de investigación y desarrollo tecnológico quedaron eliminados en la Ley de Ingresos del 2009.

Ahora la Cámara de Diputados deberá aprobar si este apoyo se considera por medio de la vía presupuestal bajo la lupa de la evaluación de resultados. Esta decisión ha sido interpretada por fiscalistas como una medida en la cual el gobierno pudiera estar generando un ahorro en tiempos de crisis y de restricción de recursos públicos.

Sin embargo, serán los diputados quienes tendrán la última palabra para continuar con este incentivo al que recurren por lo general empresas fabricantes de electrodomésticos y armadoras.

Según la Secretaría de Hacienda, al meter al gasto público ese tipo de estímulo fiscal será más eficiente, ya que permitirá que pueda beneficiarse a las empresas de reciente creación.

“Las empresas que empiezan no lo pueden usar porque no tienen cómo acreditarlo y es mejor que se le otorgue como parte del gasto del gobierno”, explicó la dependencia.

Según la Ley de Ingresos aprobada, el estímulo se podrá asignar de manera más efectiva a actividades cuyos resultados estarán sujetos al Sistema de Evaluación del Desempeño.

Refiere que la OCDE ha replanteado el papel de los incentivos para fomentar la inversión y el desarrollo de tecnología vía acreditamiento fiscal debido a su abuso, a las distorsiones que generan y la carencia de un monitoreo eficiente, así como de una evaluación objetiva de sus resultados.

Al eliminarse como estímulo, se afirma en el documento, se llegará a quienes cumplan con los requerimientos que establezcan las reglas de operación del programa correspondiente.

Cómo opera

Actualmente se da un crédito fiscal de 30% de los gastos totales realizados sobre inversiones para estos fines aplicable contra el ISR causado en el ejercicio en que se determine el crédito. Para el acreditamiento el contribuyente necesita generar un monto del ISR para aplicar dicho incentivo.

En caso de que no sea así, se puede aplicar el remanente en los siguientes 10 ejercicios. Pero esto ha llevado a que los beneficiarios acrediten en promedio un poco más de la mitad del monto autorizado en el periodo comprendido entre el 2000 y el 2006.

Es decir que por cada peso autorizado como estímulo, el contribuyente acredita un poco más de 50 centavos.
Por el contrario si el apoyo se da por el lado del gasto, el beneficiado podrá ejercer el monto total asignado a cada proyecto en el propio ejercicio fiscal del 2009.

Fuente: El Economista, México