Inicio Tecnología ‘Embruja’ e-crimen a las PC’s

‘Embruja’ e-crimen a las PC’s

7

Trend Micro estima que el 10 por ciento de las PC’s infectadas por botnets están en los hogares

Sin que usted lo sepa, su computadora personal (PC) pudo haber sido utilizada hasta por 2 años por ciberdelincuentes para mandar correo basura (spam), robar o traspasar información, y hasta lavar dinero.

Las firmas de seguridad alertan que las PC’s están siendo atacadas por códigos maliciosos (botnets), los cuales facilitan el control del equipo a distancia sin consentimiento del dueño.

De acuerdo con un estudio de Trend Micro, el tiempo promedio de control de los equipos es de 300 días y puede escalar hasta los 2 años.

Una vez que el delincuente controla una PC, la utiliza para hacer envío masivo de spam, mandar solicitudes de información a sistemas empresariales o de gobierno, junto con otras miles de PC’s dominadas al mismo tiempo, para saturar y tirar el servicio; robar información y hasta hacer transferencias de dinero.

A nivel mundial, Trend Micro estima que las botnets controlan 100 millones de equipos, lo que representa 10 por ciento de las PC’s instaladas en el mundo y destaca que 75 por ciento de las computadoras infectadas están en los hogares.

En México, las botnets son el principal problema de seguridad, al concentrar el 43.5 por ciento de los incidentes reportados al Equipo de Respuesta a Incidentes de Seguridad en Cómputo (CERT) de la UNAM, hasta el mes de agosto pasado.

Según el reporte del segundo semestre de 2008 de Symantec, México se ubicó en la quinta posición en América Latina en el mayor número de PC’s contaminadas por botnets, y una de sus principales aplicaciones es el envío de spam.

Una de las causas de la proliferación de estos ataques, es la falta de una adecuada protección de los equipos, ubica el presidente del laboratorio de América de la firma Kaspersky, Steve Orenberg.

Si bien 93 por ciento de las PC’s en México tiene un antivirus, sólo 50 por ciento tienen licencia.

Fuente: Reforma, México

Opinión