Inicio Tecnología 2017 En TI crece la brecha entre ricos y pobres

En TI crece la brecha entre ricos y pobres

La tecnología profundiza las diferencias: Bill MoggridgeLaptop de bajo costo, en gestaciónMasificación de productos, en un futuro cercano, prevé

AGUASCALIENTES, Ags., 27 de mayo.- Aunque rubrica la tesis de que Internet está permitiendo “democratizar” el acceso a la información en todo el mundo, Bill Moggridge asume que la tecnología digital ha profundizando diferencias entre países ricos y pobres.

“En cierta manera así es, porque las nuevas tecnologías son costosas y cuando surgen, sólo los países ricos pueden consumirlas”, dijo en entrevista con este diario.

No obstante, el hombre que encabezó el equipo que desarrolló para Apple la primera laptop -la Grid Compass-, en un momento en que el corporativo perdía terreno en el mercado de las computadoras personales convencionales, sostuvo que muchos productos de vanguardia se van a “masificar” en un futuro cercano.

“Por ejemplo, varios centros de investigación y al menos 50 compañías en diferentes partes del mundo están desarrollando proyectos para fabricar laptop de bajo costo, menores a 200 dólares, y esto, por lógica, va a favorecer su difusión y que la computadora, en general, siga saliéndose del escritorio”.

El Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), agregó, “iba por modelos de cien dólares; ahora creen que va a llegar a 165 dólares, que igual resulta significativo si lo comparamos con los promedios actuales”.

Presente en Aguascalientes para exponer conferencias magistrales en el Congreso Internacional Innova, realizado por la Universidad Bonaterra, Moggridge estableció que los precios de las computadoras personales, particularmente la laptop, no han bajado de forma considerable, como muchos vaticinaban, porque cada día son más sofisticadas y ofrecen más servicios.

“Lo mismo pasa con productos que llevan sistemas de alta tecnología; por ejemplo, el 30 por ciento del costo de un automóvil corresponde a ese renglón. Individualmente cada sistema es económico, pero en conjunto representan un costo elevado y el precio tiene que ir acorde con ello”, explicó.

Subrayó que “hay y habrá gente que pague por esa tecnología sofisticada” y mercados exclusivos, por ende, pero también existe la posibilidad de que muchos productos se “masifiquen” con el transcurso del tiempo. Un buen número de productos se han hecho muy accesibles, como las cámaras de video, ejemplificó.

“Además, no hay que perder de vista que cada día el mundo se está achicando y que gracias a Internet ningún país está aislado de los demás, sino que, al contrario, se van ligando más”.

Sin afirmarlo, aventuró la posibilidad de que esta dinámica “orille” a la difusión de tecnología de vanguardia.

“Pongamos el caso de México. Se ha unido mucho a Estados Unidos y Canadá, y creo que tendrá que estar a la altura de sus socios”, afirmó.

Cofundador de la empresa IDEO -catalogada como una de las más importantes en el mundo del diseño industrial- y pionero también del desarrollo de interfases -un concepto, según describe, que facilita la relación de los usuarios con los productos y servicios-, Moggridge confirmó que “con el empuje de la economía global” los corporativos “están pasando de la implantación a la innovación”.

Destacó el caso de los instalados en el Silicon Valley, de California, con los que empezó a trabajar en 1979.

Para el diseñador británico esta tendencia propiciará cambios todavía más “dramáticos” en el mundo. “La tecnología digital dejará de ser un aparato o una herramienta para convertirse en un sistema integrado a la actividad humana y nuestro entorno”, resumió.

Fuente: El Financiero, México

Opinión