Inicio Tecnología 2017 Actualidad 2017 EU combatirá crimen con robots y cámaras especializadas

EU combatirá crimen con robots y cámaras especializadas

La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA) de Estados Unidos presentó en el Pentágono los cien proyectos que prepara para guerras cibernéticas y campos de batallas plagados de robots.

El patio central del Pentágono mostró este miércoles brazos robóticos, la versión militar de las Google Glass y sobre todo software y plataformas digitales con el ojo puesto en futuras guerras cibernéticas, en las que los códigos binarios marcarán las diferencias entre vencedores y vencidos.

“El hombre y la máquina estarán cada vez más integrados”, explicó Yifatch Eisenberg, director del proyecto de DARPA Ultra-Vis, un visor que se coloca frente al casco del soldado y envía en tiempo real información sobre órdenes, distancia a objetivos enemigos, grados con respecto al norte, situación de compañeros o la dirección a seguir.

El Argus-IR es una nueva fase de un programa secreto de Lockheed Martin y BAE Systems que ha creado la cámara capaz de capturar desde el aire todo lo que sucede en 40 kilómetros a la redonda con una precisión de hasta 15 centímetros e identificar movimientos enemigos en infrarrojos.

Ese sistema combinado con programas como Insight, que integra mapas, información de inteligencia y otro tipo de datos, permitirá a las tropas del futuro abordar una batalla desde la retaguardia como quien se enfrenta a la estrategia de un videojuego.

También fueron presentadas las aplicaciones de Ciberdefensa y Big Data que marcarán el futuro de unas Fuerzas Armadas hipeconectadas y que podrían enfrentarse a guerras en un nuevo frente: el ciberespacio.

Plan X es una plataforma que DARPA desarrolla para que pueda entrar en servicio en 2017 y permita integrar todas la capacidades equivalente a un comando central en un guerra cibernética a gran escala, explica Alex Wissner-Gross, científico del proyecto.

Estados Unidos quiere tener la capacidad, hasta ahora inexistente, de coordinar ataques o defensa de, por ejemplo, su red eléctrica, de comunicaciones satélites u otras infraestructuras estratégicas en una guerra de hackers a gran escala entre países. Plan X sería como un App Store donde cada fuerza militar carga e integra sus capacidades.

La conexión entre el mundo de los bits y el real es cada vez más profunda y el Pentágono está preparando para cualquier eventualidad, como un software que reconoce automáticamente si la persona puede estar mintiendo o el que detecta infiltraciones de hackers.

En plena tensión con China sobre las acciones de ciberespionaje militar, todo apunta a que este tipo de acciones serán cada vez más habituales y ya han motivado una carrera armamentística.

EFE

Opinión