Fabricantes de cómputo van por mercado celular

Por Mundo Contact | 17 marzo 2009 | Tecnología

Alentados por el éxito de Apple con su iPhone, muchos fabricantes de computadoras y de circuitos integrados están acometiendo el negocio de la telefonía móvil, prometiendo nuevos dispositivos 

La industria de la computación encontró lo que será el nuevo gran éxito; se llama teléfono.

Alentados por el éxito de Apple con su iPhone, muchos fabricantes de computadoras y de circuitos integrados están acometiendo el negocio de la telefonía móvil, prometiendo nuevos dispositivos con el poder de las computadoras en paquetes del tamaño de la palma de la mano.

El viraje que están emprendiendo estas compañías se debe también a que sus logros tecnológicos de las últimas dos décadas, portátiles más pequeñas con chips más rápidos para soportar mejores gráficos, ya no impresionan a los consumidores, que cada vez con más frecuencia deciden que sus computadoras de tres años de antigüedad siguen siendo adecuadas para sus tareas cotidianas.

“La acción verdadera está en los teléfonos inteligentes, pues todos están compitiendo por incluir la mayor cantidad de características en un aparato”, indicó Linley Gwennap, veterana analista de la industria de los chips y directora de Linley Group. “Pienso que las PC son algo aburridas en estos días”.

Entre otras cosas, los nuevos teléfonos inteligentes prometidos por las compañías de PC podrán navegar por internet en toda su gloria, permitir video conferencias de dos vías y transmitir películas en alta definición a su televisión.

Es un acontecimiento que augura una severa competencia para los fabricantes de celulares y compañías telefónicas establecidas. Apple fue la primera en percatarse de una industria adormilada, sacudiendo la categoría de los aparatos telefónicos hace dos años con el iPhone.

Hasta hace poco, los fabricantes de teléfonos eran los que estaban reaccionando ante el iPhone, con productos similares de “yo también”.

Ahora, otros fabricantes de computadoras han anunciado planes para lanzar teléfonos inteligentes en una variedad de formas, tamaños y capacidades.

Acer, por ejemplo, pasó de no ofrecer ningún teléfono a vender ocho nuevos modelos, y más para este año.

“El mercado de los teléfonos inteligentes es la dirección natural de nuestra estrategia a largo plazo”, indicó Gianfranco Lanci, director general de Acer, con sede en Taiwán, durante la Conferencia Mundial Móvil de Barcelona el mes pasado. “Estamos simplemente tomando otra dimensión”.

Dell también ha trabajado con prototipos, aunque no se ha comprometido a fabricar un nuevo producto. Y Asustek, la primera en vender las computadoras ultraportátiles conocidas ahora como netbooks, tiene nuevos teléfonos inteligentes en camino.

También los proveedores de la industria de las PC están ingresando al nuevo mercado. Intel anunció un acuerdo para proporcionar chips al fabricante de celulares LG para sus nuevos aparatos. Nvidia, el titán de los procesadores de gráficos para PC, firmó un acuerdo para proveer a tres fabricantes de teléfonos inteligentes –que a su vez proporcionan aparatos a marcas conocidas y proveedores de telefonía– su nuevo chip Tegra.

“El ascenso del teléfono inteligente y de cosas como los gráficos e imágenes 3-D no eran importantes cuando los dominantes de la industria construyeron el negocio”, señaló Michael Rayfield, gerente general de la unidad de negocios móviles de Nvidia. “Este es un arreglo de una vez en la vida en el que un mercado enorme cambia las cosas que le son importantes”.

Como los teléfonos inteligentes y las PC realizan cada vez más las mismas funciones, ciertamente existe temor entre los fabricantes de PC de que si no entran en el mercado de los teléfonos los fabricantes de celulares empezarán a construir computadoras. De hecho, Nokia, el mayor fabricante de celulares del mundo, ha señalado que analiza la posibilidad de ingresar al negocio de las PC.

La convergencia de los dos dispositivos ha sido pronosticada desde hace tiempo, pero se necesitó que confluyeran varios cambios en ambas industrias para que la convergencia se iniciara apresuradamente.

Fuente: El Universal, México