Inicio Tecnología 2017 Actualidad 2017 Filipinas perdería la mitad de personal de call centers

Filipinas perdería la mitad de personal de call centers

call-center-robot

Filipinas ha sido el país más demandado y para puestos de trabajo en call center, ya que desde principios de los años 2000 agregó más de 1 millón de puestos para empresas extranjeras que subcontrataron servicios al cliente y funciones de ventas.

Este país es el principal destino de call center del mundo, con empresas como Accenture y American express, que han sido atraídas por salarios más baratos, la afinidad cultural de los filipinos con occidente y una población de 100 millones de personas que dominan el inglés.

Ahora, el impulso de la automatización amenaza el empleo de los centros de llamadas y obliga a la industria a crear puestos más calificados en áreas como la salud, la banca, las finanzas y los seguros.

En la actualidad, las máquinas están siendo capaces de replicar algunas de las tareas que realizan los agentes, incluyendo la relación con clientes. Ante esto, más de la mitad de los trabajos subcontratados podrían perderse un pocos años, a menos que se realice un reciclaje significativo, según un estudio de Tholons Capital, una consultora en Nueva York.

Lee también: Inteligencia artificial y robots, ¿el fin de los humanos?

“El mayor desafío es la gente. Nos faltan personas con experiencia y conocimientos técnicos suficientes para atender las necesidades emergentes” comentó Jo Jo Uligan, presidente de la Asociación de Centros de Contacto de Filipinas.

De hecho, por ejemplo, en la India los robots están desplazando a los trabajadores de almacenes. Butler, un robot en almacenes, se transporta por los pasillos recorriendo los estantes de teléfonos inteligentes, champús, etc.

Las organizaciones requieren cada vez más trabajadores con estudios universitarios, experimentados, calificados técnicamente y que pueden ser reubicados fácilmente. “La gente no evoluciona tan rápido como la tecnología”, dijo Uligan.

Con información de Bloomberg

Opinión