Inicio Tecnología 2017 Actualidad 2017 Fintech y grandes tecnológicas desafían al sector bancario

Fintech y grandes tecnológicas desafían al sector bancario

2 de cada 10 líderes bancarios consideran a las empresas de Fintech y grandes compañías tecnológicas como su mayor amenaza, de acuerdo con un estudio de Temenos, compañía proveedora de software para el sector bancario.

De acuerdo con Accenture, casi un 33% de los consumidores encuestados está dispuesto a cambiar de proveedor y recibir servicios financieros directamente de las grandes empresas tecnológicas.

Por lo tanto, para mantenerse competitivos y ganar la relación con el cliente, los bancos necesitan ser más firmes en el uso de tecnologías como la nube, la automatización inteligente y adoptar cambios radicales, como la banca abierta para ofrecer la experiencia que los clientes esperan.

‘Uno de los indicios más claros de cómo el sector bancario está cambiando es la tendencia de adoptar el open banking y el asociarse con la comunidad Fintech, según Anirban Bose, director de Banca Global y Mercados de Capitales de Capgemini.

‘Durante los últimos años la adopción de la banca abierta por parte de las instituciones financieras se ha incrementado. Esto debido a los beneficios que ofrece, como reducción de costos y eficiencia en procesos, dejando atrás mitos relacionados con la falta de seguridad en el manejo de información por parte de proveedores externos’, de acuerdo con Enrique Ramos O’Reilly, director general de las Américas para Temenos.

‘El fortalecimiento de las empresas Fintech y el crecimiento en el uso de la tecnología en este sector han provocado que los bancos cambien su estrategia, orillando a que el desarrollo e inversión en TI sean cada vez más decisivos para ser competitivos y retener a sus clientes’, señaló Enrique Ramos O’Reilly, director general de las Américas para Temenos.

Dicho estudio indica que el 65% de los directivos en bancos considera que realizarán una mayor inversión en sus plataformas tecnológicas durante 2017. Específicamente, en América Latina este porcentaje aumentó un 20% en comparación del 2015.

El estudio está basado en las opiniones de cerca de 300 directivos de las principales instituciones financieras de América, Europa, Asia Pacifico, Medio Oriente y África.

Opinión