General Motors prefiere cyborgs en vez de robots

General Motors prefiere cyborgs en vez de robots

General Motors busca convertir a sus trabajadores en un híbrido entre máquina y ser humano a través del uso de cyborgs

Por Rafael Ugalde | 18 julio 2016 | Actualidad, Apps y Gadgets, Tecnología, Videos

General Motors pretende convertir a sus trabajadores en un híbrido entre máquina y ser humano,
mediante la utilización de cyborgs.

Los cyborgs son identificados como organismos cibernéticos dentro de un sistema hombre-máquina, es decir, dispositivos cibernéticos que complementen elementos orgánicos, como pueden ser las manos, con el fin de eficientar y extender las capacidades del organismo.

La compañía automotriz anunció que convertirá a sus trabajadores en un híbrido entre máquina y ser humano, mediante la utilización de guantes que responden a las órdenes de la mano del empleado, pero que multiplican su precisión y su fortaleza en distintos órdenes de magnitud.

El proyecto llamado Robonaut 2 fue el primero que se realizó conjuntamente con GM y la NASA, y consistía en una especie de humanoide destinado a realizar tareas peligrosas en la Estación Espacial Internacional. Ahora, la firma automovilística norteamericana trabaja con la empresa sueca Bioservo para adaptar una de sus extremidades a las de un ser humano.

Con esta tecnología, no será necesario realizar ningún implante en el trabajador, que solamente enfunda sus dedos en un guante que recuerda los vistos en películas como Ironman y que hace las veces de exoesqueleto.

Los sensores de presión y sus servos se encargan de registrar cada movimiento de los dedos en el interior y lo replican en el exterior. La ventaja de este desarrollo es que se puede recoger con tal delicadeza un huevo y no romperlo, pero también puede agarrar una herramienta con la fuerza de un robot, lo que le da una enorme versatilidad para ser aplicado el múltiples actividades y sectores dentro del mundo laboral.

Con este dispositivo no sólo se reducen los riesgos de accidentes laborales, sino que se mejora la productividad de la fábrica, sin que sea necesario, al menos por el momento, sustituir la planta laboral por humanoides.

Con información de El Economista.es

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *