Inicio Tecnología 2017 Actualidad 2017 Gobierno mexicano se deslinda de la venta de América Móvil

Gobierno mexicano se deslinda de la venta de América Móvil

El Gobierno mexicano aseguró hoy que el anuncio de América Móvil de desincorporar y vender algunos activos para dejar de ser preponderante es una decisión absolutamente voluntaria del consorcio de Carlos Slim, producto de la reforma en telecomunicaciones.

El consejero jurídico de la Presidencia, Humberto Castillejos, dijo que el Gobierno desconocía que América Móvil realizaría dicho anuncio y aseguró que es una de las primeras reacciones a la reforma constitucional en telecomunicaciones.

‘Es una decisión absolutamente voluntaria de América Móvil’, afirmó el funcionario al ser interrogado sobre si el Gobierno había ejercido alguna presión sobre el consorcio de Slim para que anunciara esta desinversión.

Castillejos explicó que tras la decisión anunciada ayer por América Móvil, ahora el grupo deberá presentar al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) un plan sobre la forma en que llevará a cabo la desinversión.

El secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, coincidió en que se trata de una decisión que está en consonancia con lo que establece la reforma constitucional aprobada en 2013 y que ya podría generar mayor competencia en este mercado.

América Móvil condicionó la desincorporación y venta de activos a que sus filiales Teléfonos de México y Radiomóvil Dipsa (Telcel) dejen de ser preponderantes y estar sujetos a medidas asimétricas, y puedan acceder a la convergencia.

EL IFT debe señalar si el programa cumple con las condiciones para generar una competencia efectiva en el mercado y, una vez aprobado, deberá certificar su plena ejecución en un plazo de un año para entonces sí retirar las medidas asimétricas impuestas a la compañía al ser declarada preponderante, aseguró.

El portavoz de Slim, Arturo Elías Ayub, dijo hoy que el consorcio buscará un solo comprador fuerte de alrededor del 20% de sus activos para quedar por debajo del 50% de participación nacional en el sector de telecomunicaciones.

Explicó que el objetivo es quedar con cierto margen para volver a crecer sin convertirse otra vez en un agente preponderante, y precisó que aún no se ha decidido cuáles son los activos de su negocio de telefonía que serán vendidos.

Además, Ayub indicó que el grupo buscará competir en el mercado de televisión restringida y ofrecer los servicios de voz, datos y video, tras recordar que en el sector de radiodifusión no tienen clientes y empezarían de cero.

EFE

Opinión