Inicio Web 2017 Google y Yahoo enfrentan demandas millonarias

Google y Yahoo enfrentan demandas millonarias

Se convierten los buscadores en fuentes de fraude para anunciantesFalsos clicks afectan las expectativas de quienes se promueven en la web

México, 20 de agosto.- Las quejas constantes de publicistas, por las ganancias extraordinarias que genera la publicidad contextual a los grandes buscadores, han sido resueltas por Google y Yahoo con pequeños pagos, pero en Europa y Estados Unidos muchos casos llegan a los juzgados.

El asunto, según analistas de Goldman Sach, radica en que los pagos de la pequeñas y medianas empresas (Pymes) se hacen vía Internet y está generando una gran desconfianza en dichos líderes del negocio.

Ello, porque los anunciantes pagan una cantidad a la empresa de  buscadores cada vez que un usuario hace clic en el anuncio, así el pago por publicidad se ha convertido en un segmento en ascenso, que logró ganancias por arriba de 10 mil 500 millones de dólares en 2005.

El fraude consiste en generar clics falsos, fingiendo un interés que no corresponde a ninguna intención real de informarse o de contratar y existen diversos motivos, el más alevoso pretende causar daño a un competidor elevando sus costos publicitarios.

Otra trampa consiste en tratar de engrosar los ingresos de un sitio web que, probablemente, ha sido creado con el único propósito de ganar dinero con falsos clics, pero invariablemente, la víctima es siempre el anunciante.

Las tarifas de pago por clic varían y se miden según la demanda, ya que se cobra por cada palabra; si un anuncio tiene éxito es cada vez más caro y los buscadores compensan a los sitios web afiliados cada vez que un internauta pulsa en el anuncio.

De esta manera, el sistema no sólo es una millonaria fuente de ingresos para los buscadores, sino que también se ha convertido en un salvación para miles de sitios web que dependen de ellos para financiarse.

El ejemplo de las demandas se percibe en el caso de Google, que hace 15 días se libró de una instancia, que se tramitó ante un juzgado de Arkansas por la empresa Laneïs Gifts, al pagar 30 millones de dólares y un crédito en publicidad por otros 60 millones.

En California está por dictaminarse un juicio parecido, en el que la parte demandada es Yahoo!, ante el enorme crecimiento del problema los anunciantes se quejan de la poca diligencia de los buscadores.

Según Schuman Ghosemajunder, director de calidad de Google, es preciso distinguir entre un clic incorrecto provocado por error y un clic ficticio, de origen fraudulento. Cada vez que los filtros automáticos de Google detectan una anomalía, la analizan y, en su caso, inician el procedimiento de reembolso al anunciante.

También Yahoo! declara su confianza en los mecanismos de control implantados en su buscador.

Sin embargo, las declaraciones del presidente ejecutivo de Google, Eric Schmidt, no han gustado porque ha minimizado el problema señalando que “existe una solución económica perfecta para el fraude: dejar que ocurra y el mercado se ocupe de corregir el problema”.

Google se ha tomado el problema en serio y junto con Yahoo!, Microsoft y otras empresas del sector ha constituido un comité dentro del Interactive Advertising Bureau para buscar respuestas comunes a un problema creciente.

El hombre que inventó el método en 1997, Bill Gross, propone una alternativa que llama coste por acción y que consiste en que el anunciante pague sólo cuando un clic conduce a una transacción verificable, pero esta forma reduce el ingreso de los buscadores.

Fuente: El Financiero, con información de Notimex 

Opinión