Inicio Web 2017 Impuesto del 4%, contrario a universalización de la red: AMIPCI

Impuesto del 4%, contrario a universalización de la red: AMIPCI

La propuesta de establecer un impuesto de 4.0% a las telecomunicaciones, en particular a los servicios de internet, no sólo tendrá un impacto negativo en la productividad de las empresas y en la educación, sino que también inhibirá la libertad de expresión, señaló la Amipci.

Para presidente de la Asociación Mexicana de Internet (Amipci), Fernando Solcá, la red se ha convertido en una herramienta de cambio cultural y de productividad, “el mismo gobierno ha impulsado los trámites por internet”, por lo que continuarán los acercamientos con los legisladores para evitar que se apruebe el nuevo gravamen.

Durante la presentación de un estudio de comercio electrónico, señaló que la organización que encabeza promueve una red que sea accesible, de banda ancha y arriba de dos megas, con costos que van de cinco a 10 dólares mensuales, y con una banda móvil no sólo local, sino abierta.

En su opinión, la industria del sector hace esfuerzos por reforzar la confianza entre los usuarios a través de la red, con programas como “conéctate seguro y navega protegido”, además de impulsar el sello de confianza.

“Entonces gravar con 4.0% este proceso de las telecomunicaciones, cuando en la industria estamos haciendo un esfuerzo por la reducción de costos y universalización de la internet, es un sentido encontrado”, lamentó.

Como parte del paquete económico para 2010, el Ejecutivo propuso al Legislativo establecer, entre otras medidas, un impuesto de 4.0% al uso de servicios de telecomunicaciones, como teléfono celular, televisión de paga y conexión a Internet.

El director general de la Amipci, Julio César Vega, dijo que se han llevado a cabo reuniones con asociaciones del sector, como la Cámara Nacional de la Industria Electrónica, de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (Canieti).

Asimismo, con representantes la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados para proporcionar información sobre las consecuencias de gravar al sector.

“No hay que perder de vista que no sólo los trámites electrónicos, sino también la libertad de expresión y la transparencia (se verían afectados), que hoy en día van de la mano con Internet. Es decir, gravar el medio sería contraproducente no sólo en la parte comercial, sino de la vida nacional”, señaló.

Advirtió que una de las consecuencias, de aprobarse el nuevo impuesto, sería que el crecimiento sostenido en los últimos años de 15% en el uso de Internet se vería mermado.

Otro elemento es que más de 70% de los usuarios oscila entre 12 y 35 años, “entonces la parte educativa sería afectada, al igual que la laboral. Esta herramienta representa productividad y educación para todos los mexicanos”, insistió el directivo.

Fuente: El Economista, México 

Opinión