Indispensable, inversión extranjera en telefonía: CFC

Por Mundo Contact | 30 julio 2008 | Tecnología

Habría más competencia y sería en beneficio del consumidor

Eduardo Pérez Motta, presidente de la Comisión Federal de Competencia (CFC), asegura que el dictamen preliminar que califica a Teléfonos de México (Telmex) como un operador dominante en cuatro mercados, refleja las necesidades de competencia del sector de telefonía fija en México, una de ellas mayor apertura a la inversión extranjera.

Explica a El Economista que una declaratoria de dominancia, de la mano de una buena regulación y mayor apertura a la inversión extranjera en la telefonía fija sin condiciones, (con relación a la reciprocidad que algunos legisladores proponen), permitirá tener mayores niveles de competencia de mercado, y el resultado será el beneficio del consumidor mexicano.

Historia de amparos

Respecto del fallo, acusó a Telmex y a Telcel de utilizar el recurso de amparo para detener las decisiones del regulador. “nos vamos a ir a una historia de amparos”. “Entiendo que el amparo es muy utilizado por estas empresas y siempre lo he respetado. Lo que me sorprende es cuando se utiliza de manera sistemática como un medio para detener las decisiones de los reguladores, que no se tomen y se queden estancadas en los tribunales”, dijo.

Comenta que tras el primer dictamen de telefonía móvil en el que se declaró dominantes a todas las empresas, Telcel recurrió al amparo, por lo que, “no me extrañaría que Telmex también lo hiciera”.

Para Pérez Motta era previsible la reacción de Telmex, de cara a los resultados de las investigaciones de dominancia, “porque normalmente a cualquier empresa que se le considera dominante y que no quiere aceptarlo y no quiere afectarse básicamente invita al regulador a que haga un análisis”.

Telmex se contradice

Respecto de las declaraciones de Telmex en las que descalificó las resoluciones, dice que: “Hay ciertas contradicciones, primero dice que va a estudiarlo, pero dice que le falta rigor, entonces si no lo ha estudiado cómo puede saberlo”.

Destaca que: “Telmex dice que les gustaría que fuera más moderno el análisis, bueno, en los países donde hay más modernidad, los reguladores cobran multas que realmente duelen… de 150 o 200 millones de euros”.

“Aquí en México estás hablando que las multas más altas para prácticas anticompetitivas son de entre 60 y 70 millones de pesos. Los reguladores modernos sí multan a las empresas”.

Fuente: El Economista, México