Inicio Web 2017 Actualidad Internet, una poderosa arma para los terroristas

Internet, una poderosa arma para los terroristas

internet terrorismo

Internet supone en nuestros días el gran teatro de operaciones donde se libra la guerra contra el terrorismo, muchas veces en condiciones desfavorables para las fuerzas antiterroristas, según analizaron hoy los expertos que participan en la IX Conferencia sobre Terrorismo y Medios Digitales.

En la sesión de hoy, que versó sobre la influencia psicológica e ideológica de la red y de los medios digitales en la sociedad, los expertos subrayaron la tesis de que internet es, entre otras cosas, una poderosa herramienta para influir en la psicología de las masas, incluso con ideologías extremistas.

En este sentido, los analistas, procedentes de diversos países, muchos de los cuales sienten de cerca la amenaza del terrorismo, como Israel, Estados Unidos, Rusia, España o Egipto, incidieron en una idea clave: el terrorismo siempre ha tenido los mismos fines y similares objetivos, la desestabilización de las estructuras sociopolíticas. Simplemente, ahora ha cambiado su red de propaganda.

El gran problema que afrontan ahora las sociedades es que, para lograr sus propósitos, los extremistas disponen de la red, una herramienta tan poderosa en sus objetivos, como aséptica y fácil de manejar, ante lo cual se requiere que los estados adopten mecanismos de respuesta con celeridad y pareja agilidad, cosa que muchas veces no se percibe que hagan.

El experto ruso Alexander Mikhalkov, miembro del Consejo de Política Exterior y de Seguridad de Rusia, resaltó la necesidad de que los estados ejerzan una labor de “influencia mental” en la sociedad.

Esa “influencia mental” tiene como objetivo final el ejercicio de una auténtica acción antiterrorista, que en el terreno de la psicología de masas consiste en establecer una empatía concreta, clara y firme con las víctimas, que actúe de sólido contrapeso a la misma sensación que los terroristas esperan lograr de sus hipotéticos simpatizantes, señaló Mikhalkov.

Este fenómeno está íntimamente relacionado con la globalización, de la que internet podría considerarse el paradigma, según comentó el capitán de fragata Federico Aznar, profesor del Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (Ceseden) de España.

A juicio del experto español, mediante la globalización “mundos que viven en tiempos distintos entran en contacto directo sin intermediarios”.

Se establece, por lo tanto, una relación directa, transversal entre emisor y receptor del mensaje, lo cual puede ser muy positivo pero también es susceptible de producir no pocas disonancias en lo relativo a la percepción de dicho mensaje.

En este sentido, algunos expertos criticaron el papel de la prensa en su cobertura del terrorismo, pues, como apuntó Mikhailov, los medios presentan “la lógica del discurso terrorista” pero omiten analizar en profundidad y así desmantelar, o cuando menos debilitar, dichos argumentos, de suyo manipuladores.

Un ejemplo de ello es el conflicto palestino-israelí, que muchas veces se ve en los medios en términos de “guerra romántica” entre un pueblo oprimido y un estado poderoso, sin entrar en otras consideraciones, como apuntaron algunos de los analistas presentes en la reunión.

A propósito de este aspecto, el periodista israelí Shmuel Ben Zvi, editor de la emisora de radio Voz de Israel, subrayó que “no se puede ver a los terroristas como algo romántico”.

En lo que se refiere al mundo islámico, el experto español indicó que a través de la globalización, el islam, “que dista de ser un mundo homogéneo”, se ha puesto en contacto “consigo mismo”.

Esto tiene aspectos positivos, pero también comporta riesgos, como es precisamente que las corrientes más rigoristas y radicales, las que propugnan el yihadismo, sean más fuertes en la red y difundan su mensaje con mayor soltura y más calado, indicó.

Algunos expertos incidieron en que el terrorismo es hoy en día un fenómeno global, de alcance global y con objetivos globales, por mucho que sus acciones concretas se circunscriban a ámbitos concretos. Sin embargo, en el plano de la psicología de las masas -y de la penetración que en estas tiene internet- sus pretensiones son de ámbito universal.

“El terrorismo global es el que cuenta con una agenda para el mundo y, además, se desarrolla por todo el planeta”, subrayó el experto del Ceseden, quien puso como ejemplo de ello los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Dichos atentados, manifestó, “parecen haber sido concebidos por un publicista”, que proporcionó a la red Al Qaeda “una visibilidad no acorde con sus capacidades ‘militares’ reales”. “Se convirtió con ello en el banderín de enganche de la contestación, de los descontentos con el sistema”, agregó.

Este ciclo está organizado por la Academia Internacional de Radio y Televisión en Budva, Montenegro.

EFE
Opinión