Inicio Web Actualidad Israel, el país de la ciberrevolución

Israel, el país de la ciberrevolución

11
amenaza-seguridad-ciber-hacker

El mercado de la ciberseguridad moviliza ya más de 60,000 millones de euros al año en todo el mundo. Casi el 10% del total, 5,800 millones de euros, lo factura Israel, según el profesor Isaac Ben-Israel, uno de los ideólogos detrás de la ciberrevolución que está viviendo el país.

De esta cifra, alrededor de 3,500 millones de euros provienen de las exportaciones de productos y sistemas de seguridad, explicó, el jefe de ciberseguridad del Instituto de Exportaciones de Israel. El resto son ventas internas.

‘Nos empezamos a preocupar por la ciberseguridad cuando nadie más lo hacía. Ya lo definimos hace 30 años como la cuarta frontera defender’, comenta Roni Zehavi, CEO de CyberSpark.

‘De la misma manera que se necesitan personas que defienden la tierra, mar y aire, se necesita gente que te defienda de las ciberamenazas. La única parte buena que se están viviendo ahora en el mundo es que demuestran que todo esto no es ciencia-ficción’, agrega el director de CyberSpark, uno de los líderes del ecosistema de ciberseguridad que se ha creado en Beeseba, donde antes sólo había desierto y que ahora alberga a miles de mentes que tienen que defender Israel.

Las instalaciones pertenecen tanto a la Universidad Ben-Gurión del Néguev, a grandes empresas y startups, así como al gobierno y al ejército. Estos cuatro vectores crearon un ecosistema de innovación en el que se comparte información y cuyo objetivo es convertir a Israel en la gran referencia de seguridad.

‘La ciberseguridad es un asunto para tomárselo en serio, porque es tanto una seria amenaza como un gran negocio’, sentenció el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu en la inauguración de la Cyberweek 2017 de Tel Aviv, un encuentro que reunió a 7,000 expertos en ciberseguridad de todo el mundo.

‘Es un gran negocio porque nunca tiene solución. Es un mercado infinito. Espía contra espía. Las amenazas no dejan de crecer, por lo que tenemos que trabajar juntos con otros gobiernos y con las empresas’, explicó Netanyahu.

 

Compartir información

‘Compartir la información no es que sea visto como una condición ventajosa, es una necesidad. Comenzamos creando una autoridad y una institución en seguridad en Israel, pero es el momento de ir más allá. Los ciberataques no respetan fronteras, por lo que habría que centralizar los esfuerzos entre los países. En cada país la seguridad depende de un departamento distinto, sería más fácil si hiciéramos una gran organización’, propuso Evyatar Matanya, jefe de del Cyber Bureau, órgano dependiente del primer ministro, que se encarga de coordinar la estrategia de seguridad de Israel.

 

Startups en la ciberseguridad

De las 400 empresas dedicadas a la ciberseguridad, 300 de ellas son startups y cada año se crean 40 nuevas de estas figuras solo relacionadas con la ciberseguridad.

Para brindar más apoyo y acelerar estas nuevas empresas, el Gobierno ha instaurado incentivos fiscales, económicos e incluso ha llegado a absorber la deuda cuando una empresa fracase.

Muchos de los grandes gigantes tecnológicos se han establecido en ver Beerseba, gracias a la conexión con el resto de entidades. IBM, Dell, Cisco, PayPal o Deutsche Telekom han establecido sus centros de investigación y desarrollo en este parque de tecnologías avanzadas.

 

Seguridad vs. privacidad

La irrupción masiva de tecnología y el aumento progresivo y múltiple de los ataques cibernéticos, han dado pie al eterno debate sobre la relación entre seguridad y privacidad.

Hace unos días, el servicio de inteligencia exterior israelí, el Mosad, anunció la creación de un fondo para invertir en startups con ideas aprovechables para el espionaje, como sistemas de encriptación, identificación automática de perfiles de personalidad según las actividades en Internet y recolección selectiva de información de documentos.

Yuval Diskin, exdirector de Shabak, Servicio de Seguridad Interna Israelí, aboga por pasar de una estrategia defensiva de seguridad a una ofensiva.

‘Es como si quieres defender un edificio poniendo solo guardias de seguridad interior. No es suficiente. Hay que salir fuera, atacar a mis enemigos antes de que lleguen a tu arena. Detrás de cada ataque hay seres humanos planeando y cometiendo errores. Si sabes cómo conectar todos los puntos, puedes prevenir el ataque antes de que ocurra. Pero para eso necesitamos identificar comportamientos y patrones, recolectar inteligencia y firmas digitales. Porque el objetivo no es identificar a un hacker, si no tener controlados a todo un rango de objetivos’.

Con información de El País

Opinión