Inicio Boletines de Prensa K780, el teclado aclamado por la comunidad del diseño

K780, el teclado aclamado por la comunidad del diseño

Logitech sabe ganarse el corazón de sus clientes porque da igual importancia a la calidad y a la belleza de sus creaciones. Y esa es la razón fundamental para que la comunidad del diseño siga otorgándole premios a un ritmo récord, como en lo que va de 2017.

Desde su aparición en 1981, los fundadores de Logitech hicieron énfasis en la importancia del diseño y esa visión se ha fortalecido con los años, transformándose en una cultura que permea a toda la institución. El último modelo que mejor representa esa filosofía es el teclado inalámbrico multidispositivo K780.

El K780 Multi-Device Wireless Keyboard está diseñado para atender a la vez una computadora, un teléfono y una tablet. Reinventa las reglas de lo que puede hacer un teclado de escritorio porque es compatible con Windows, Mac, Android y iOs (iPhone y iPad) y permite cambiar entre dispositivos con solo apretar una tecla. La escritura es silenciosa y funciona de forma inalámbrica con un alcance de hasta 10 metros. Su diseño innovador reside en una base de goma apta para colocar teléfonos y tablets de hasta 12 pulgadas en un cómodo ángulo de lectura. Se conecta por USB o Bluetooth y funciona por 24 meses con dos pilas AAA.

El teclado recibió este año un iF Design Award y acaba de ser reconocido por Red Dot con el prestigioso Best of the Best en la categoría de Informática y Tecnología de la Información, que es el máximo galardón que otorga la institución alemana a los productos de diseño innovador. Además del K780, Logitech fue reconocido con otros 8 premios en los Red Dot Awards e igualó su récord en un certamen que ha reconocido la excelencia de la casa suiza en 5 años consecutivos.

El teclado también encabezó las distinciones en los iF Design Award, que sí le dieron a Logitech un total nunca antes alcanzado en reconocimientos: 9 premios. Ya son 7 años en fila en que son premiados por el International Forum Design de Alemania.

Opinión