Inicio Tecnología 2017 Kaspersky detecta 10 millones de virus

Kaspersky detecta 10 millones de virus

La empresa de origen ruso, Kaspersky, presenta en la Ciudad de México la actualización de su programa antivirus versión 2010

Hace unos meses, uno de los fundadores de la red social Twitter, Biz Stone, escribía en su blog “La mañana del jueves, Twitter fue blanco de un ataque DoS. Este tipo de ataques tiene el objetivo de interrumpir y hacer inaccesible los servicios que ofrece la empresa. Nos estamos defendiendo del ataque y continuaremos actualizando a nuestros usuarios sobre el estado de la red”.

Quizá a muchos no les llame la atención el uso de las palabras “defendiendo” y “ataque”, sin embargo, es un vocabulario de guerra, una batalla que libran las empresas contra el mundo de los “hackers”.

La experiencia de Twitter y su particular lucha contra estos personajes es sólo uno más de los ejemplos acerca de una industria que, según Justin Priestley, vicepresidente de ventas al consumidor de Kaspersky para América Latina, está creciendo exponencialmente a nivel mundial.

La empresa de origen ruso, Kaspersky, presentó en la ciudad de México la actualización de su programa antivirus versión 2010. En entrevista con el diario El Universal, Justin explicó cuáles son las motivaciones de su empresa para innovar en su aproximación a la protección de los usuarios y ayudarlos contra los peligros de la web.

Justin expresa su asombro acerca de las cifras de programas “malware” (término usado para referirse a todo aquel programa destinado a dañar a un usuario) que se introducen anualmente a su laboratorio especializado en análisis de virus.

En 2009 esperan tener en su base de datos a casi 10 millones de virus distintos cuando en 2004 esta cifra no superaba el millón.

Uno de los aspectos que ha producido este crecimiento es el cambio de enfoque que tuvo la creación de estos programas. Según explica Priestley, en 2003 los “hackers” creaban estos programas sólo para probar cuántas computadoras podían dañar, una actividad ociosa. Pero a partir de ese año esto tomó otro curso, convirtiéndolo en un negocio, lo cual comenzó a elevar las cifras de “malware” creado y llevando el fenómeno a niveles nunca antes vistos.

Las técnicas se han hecho cada vez más sofisticadas. Si antes los gusanos cibernéticos servían sólo para destruir el sistema operativo de una computadora, ahora los “hackers” buscan tirar sistemas completos de compañías o llenar de basura los correos electrónicos de millones de usuarios.

Sólo en estos días los medios han hecho repercusión de estafas cibernéticas de gran calado. Hace poco aprendieron a una banda dedicada a proporcionar información de cuentas de Facebook por una cuota y anteayer Microsoft reconoció que la información de unas 100 mil cuentas de Hotmail fue dada a conocer en una página ilegal.

Justin habló de otra modalidad de estafa. Cuando uno navega en internet puede aparecer una ventana tipo “pop up” para decirte que tu computadora está infectada. En realidad ellos (quienes sean y donde quiera que estén) infectan tu computadora y luego te ofrecen limpiarla por una cantidad de dinero, y entonces caes en la estafa.

Una modalidad más de estafa funciona así: un servidor entra a tu computadora y detecta las teclas que estás usando al entrar en una página para ingresar datos personales o contraseñas de acceso, como puede ser una cuenta de banco.

Para este tipo de estafa Kaspersky ideó un teclado virtual para evitar este tipo de detección que según la compañía elimina el riesgo de caer en este tipo de trucos.

Las compañías que crean software de protección parecen jugar al gato y al ratón con estos hackers todo el tiempo. Aunque cuando hablamos de una actividad que la gente de Kaspersky considera incluso mayor a los 405 mil millones que representa el mercado de software antivirus, con un valor cercano a los 442 mil millones de dólares, la situación deja de tener esa sensación de simple juego.

Términos como “phishing”, “junk e-mail”, “killblogger” o “zombies” ya son parte de la vida cotidiana de los cibernautas y México se encuentra sin duda en este sector.

Por eso las compañías como Kaspersky entran al mercado mexicano con soluciones nuevas y, como comenta Priestley, quiere publicitar sus productos con un tipo de marketing informativo, es decir, acercarse a los problemas de sus consumidores e intentar informarlos de estos nuevos términos que escuchan todos los días pero que no están muy seguros de su diferencia y su específica peligrosidad.

Kaspersky pretende llegar pronto a los niveles de avance que ha mostrado en otros mercados como el estadounidense.

Hace cuatro años la compañía rusa -que nació a principio de los 90 en Moscú- llegó a Estados Unidos y hace tres años hizo de su antivirus el número dos entre los hogares del país vecino con el 21% de este mercado.

En Alemania y España ocupan el lugar número uno y el número dos en Francia e Italia según datos de la empresa. Justin Priestley cree que la penetración de computadoras e Internet en México hace al país un mercado muy atractivo para la incursión de la compañía.

Kaspersky ya tiene presencia aquí y esperan tener pronto plantas para manufacturar el producto en México así como lanzar una estrategia de promoción para el producto, aunque los planes aún no son muy concretos tanto en la cantidad que esperan alcanzar del mercado de antivirus en el país, ni cómo deberán enfocar su estrategia de marketing.

La intención de Kaspersky es aportar su experiencia en este ramo y competir con sus productos en el mercado mexicano, sobre todo, cuando la industria ilegal del hacker tiene cada vez mayor presencia en México a medida que Internet y las computadoras personales penetran en la sociedad mexicana.

Fuente: El Universal, México

Opinión