Inicio Tecnología 2017 Kio Networks pone en Querétaro segundo centro de datos

Kio Networks pone en Querétaro segundo centro de datos

Ante el crecimiento exponencial de la información digital, Kio Networks amplía su infraestructura para almacenar datos.

Ya le había comentado que una empresa mexicana que en poco tiempo ha conseguido un lugar entre las firmas globales de tecnología de la información es Kio Networks.

El modelo de negocio de Kio Networks se basa en la tercerización o outsourcing, luego que cada vez son más los corporativos, y también algunas empresas medianas, que están optando por subcontratar servicios de cómputo y almacenamiento de información en vez de realizar inversiones propias, que dada la velocidad de las innovaciones resultan inalcanzables.

En otras palabras, el outsourcing tiene el beneficio de que por el pago de una renta se tiene acceso a infraestructura tecnológica que de otra forma sería muy costoso desarrollar, incluso para la empresa grande.

Otro atributo de la tercerización, que no debe soslayarse, es que garantiza la operación continua de los sistemas las 24 horas del día y los 365 días del año, lo que minimiza riesgos y abate pérdidas por una eventual caída del sistema.

En ese negocio de alto nivel de tecnificación, Kio Networks, que preside María Asunción Aramburuzabala y dirige Sergio Resengaus, ha logrado en cosa de cinco años altos niveles de confiabilidad para el almacenamiento de datos, al grado que acumula más de cien clientes entre corporativos de los sectores financiero, manufacturas, logística y medios de comunicación.

Kio Networks también se ha convertido en uno de los proveedores de servicios de TI más importantes para el gobierno, lo que explica el 30 por ciento de su facturación, siendo el otro 70 por ciento los contratos con firmas del sector privado.

La mencionada firma compite con empresas locales como Triara, que forma parte del brazo tecnológico de Cemex, de Lorenzo H. Zambrano, pero también ha ganado credibilidad entre compañías de la talla de EDS, de Antonio Guerrero García, Hewlett-Packard, de Carlos Guzmán Boffil, e IBM, que comanda José Decurmex, que lo han llevado como socio de negocios en varias licitaciones.

La nota es que Kio Networks, a partir de un crecimiento anual compuesto de 150 por ciento en el último lustro, pondrá hoy en Querétaro la primera piedra de su segundo centro de datos, luego que la infraestructura que opera en la ciudad de México trabaja prácticamente al 100 por ciento.

En el primer centro de datos ubicado en Santa Fe, la empresa de Aramburuzabala puso 50 millones de dólares, mientras en Querétaro, que arrancará hacia mayo del próximo año, espera dirigir al menos 60 millones de dólares a partir de un crecimiento modular.

Estamos hablando de que su segundo centro de datos estará en el Parque Industrial El Marqués, que se ha proyectado para tener cinco mil metros cuadrados de piso alzado de infraestructura, en una apuesta por una mayor demanda de servicios de almacenamiento de información.

Sólo como referencia, conviene saber que Kio Networks en su primer centro de datos de 700 metros cuadrados aglutina la operación de más de dos mil servidores donde trabajan cien ingenieros especializados en soluciones tipo SAP y Oracle, entre otras.

Estamos hablando de data centers con especificaciones de clase mundial que permiten monitorear de manera automática la operación de las empresas en procesos de misión crítica, pero sobre todo ser proactivo ante factores de riesgo, como la saturación de redes y servidores o bien ataques de hackers y virus de rápida expansión, que como sabe cada vez son más agresivos.

Kio Networks también está identificando que la llamada convergencia en telecomunicaciones, que arrancará en 2007, acelerará muchas inversiones no sólo de los carriers sino también de empresas de contenidos que buscarán un buen resguardo para su información.

La inversión de Kio Networks también se adelanta a que el gobierno seguirá siendo uno de los grandes impulsores de la tecnología para muchos de los trámites con la ciudadanía, ya que ha venido a ser una garantía de transparencia y, claro está, para acotar espacios a la corrupción.

Queda claro que la subcontratación de servicios de cómputo es una realidad, lo que está empujando al cambio en la cultura organizacional, no sólo de empresas sino incluso en varias instancias del sector público, y donde una firma local ha ganado notoriedad al cuajar un modelo basado en la seguridad para el resguardo de información.

Fuente: El Financiero, Rogelio Varela 

Opinión