La larga distancia se niega a morir

Por Mundo Contact | 13 enero 2010 | Tecnología

Usuarios en México, de los pocos que pagan altas tarifas por llamar a estados

La larga distancia en el país se resiste a morir. Aunque desde hace años expertos vaticinaron su desaparición, esto no ha sucedido del todo.

Que una llamada desde la ciudad de México a Monterrey cueste lo mismo que otra que se hace de un punto a otro del Distrito Federal es un privilegio que no tienen los usuarios en este país.

Sin embargo, en otras naciones de América Latina, como Colombia, Panamá o Uruguay, los consumidores no se preocupan por los costos del roaming en la telefonía móvil, pues pagan la misma tarifa en las llamadas que hacen dentro de su área local, que cuando hablan a otro estado dentro de su nación.

En México esto no es así, pese a que ya no existe una justificación técnica para cobrar indistintamente cuando se le llama al vecino o cuando se habla a un pariente o amigo en otra entidad de la República Mexicana.

La mayoría de los usuarios de teléfonos móviles no sólo pagan distintas tarifas cuando hacen llamadas locales y de larga distancia, sino que en estas últimas el costo es más alto.

Sin duda uno de los factores más importantes que ha frenado la desaparición de la larga distancia es la oposición de los operadores del servicio, los cuales verían mermas importantes en sus ingresos.

Larga distancia, moribunda

Sin embargo, la moribunda larga distancia sabe que tiene sus días contados, pues su supervivencia está irremediablemente amenazada por las redes de nueva generación, tecnología para la cual la ubicuidad ya no tiene sentido.

Incluso, el negocio por sí mismo ha dejado gradualmente de tener la alta rentabilidad de otros años; los propios operadores reconocen el desplome de las ganancias al acercarse cada vez más los costos a los precios que se ofrecen a los consumidores.

José Manuel Mercado, analista de telecomunicaciones de la firma de investigación Frost and Sullivan, dijo que tan sólo en 2009 los ingresos por larga distancia de los principales operadores tuvieron caídas importantes.

Para Telmex se espera un descenso de 10% en el tráfico nacional y de 23% en el internacional; para Axtel, se prevé una caída de 7%, mientras que para la compañía Alestra, una baja de 9% en larga distancia internacional, dijo.

Salma Jalife, experta en telecomunicaciones y ex comisionada de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel), dijo que por su naturaleza las redes de siguiente generación son no geográficas y eso hace que la distancia sea un elemento inoperante.

“Esto ya debió haber existido a nivel mundial, pero los intereses económicos hacen que se frene”, destacó.

A diferencia de lo que se piensa, la voz dejó de tener el gran efecto en el mundo económico, porque el rubro que deja las mayores ganancias son los mensajes cortos, de ahí que los operadores ofrezcan paquetes con llamadas e internet ilimitado, pero restringen el número de SMS que dan gratis, y sólo incluyen máximo 10 o 15 de estos recados.

El tema de las distancias es irrelevante y esto lo disparan las redes con el Protocolo Internet (IP), las cuales ya no se manejan por números telefónicos, por lo que no hay localidad nacional; no es necesario estar ubicado físicamente en México para usar el número asignado, explicó el experto.

Las redes de siguiente generación, fijas y móviles dominarán en los próximos años, sostuvo.

José Otero, presidente de Signals Telecomm Consulting, dijo que no hay duda de que con el advenimiento de las redes y servicios basados en IP el concepto de la larga distancia eventualmente desaparecerá y la voz será un commodity, pero la pregunta es ¿cuándo?

Menos costos para usuarios

Abel Hibert, académico del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), dijo que la tendencia mundial es que el servicio de larga distancia desaparecerá como lo conocemos hoy, es decir, que se necesite un prefijo de marcación o clave para hacer las llamadas, o bien las mismas definiciones de las Áreas de Servicio Local (ASL).

“Tener una sola ASL en móvil tendría el mismo efecto que la reducción de las ASL (en telefonía fija), el cual sería que el consumidor enfrentaría menos costos en su comunicación, se incrementarían las llamadas de larga distancia, por lo que estamos hablando de un incremento en el bienestar general”, sostuvo.

Ernesto Flores, investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), consideró que se trata de una cuestión de tarifas y no de numeración; implica que no importa a dónde hablo ni en dónde estoy dentro del país, pues el precio siempre será el mismo.

“Es un paso natural, dada la tecnología y la infraestructura desplegada, la estructura de costos y los incentivos en el mercado”, agregó.

José Otero, presidente de Signals Telecomm Consulting, destacó que en Estados Unidos no existe una sola área local; sin embargo, los operadores han lanzado planes que consideran los minutos cursados a cualquier destino dentro de ese país como llamada local. Pero a diferencia de México, los costos de interconexión en aquel país son más bajos entre los operadores pues no existe el esquema “el que llama paga”, indicó.

Los operadores celulares y fijos en México también cuentan con algunos planes que incluyen los beneficios de una tarifa plana para llamadas locales y de larga distancia; sin embargo, estos paquetes se insertan en una tarifa mensual que incluye un consumo alto del servicio, o bien la contratación de otros productos de valor agregado.

Los obstáculos

Abel Hibert, también ex comisionado de la Cofetel, dijo que el principal problema para hacer que todo el país sea una sola Área de Servicio Local en telefonía móvil es de índole jurídico-regulatorio. Explicó que los títulos de concesión se otorgaron por regiones celular o PCS. Sólo Telcel tiene una concesión nacional en la banda de 800 MHz y tiene concesiones en las 9 regiones de PCS; el resto de las empresas son una combinación debido a las distintas adquisiciones que han hecho de otros operadores.

En el tema regulatorio, agregó, habría que cambiar la definición de se establece en las Reglas de Servicio Local, que define al servicio local como las llamadas que se cursan entre centrales que se encuentran en la misma ASL. Hibert explicó que además tendría que revisarse de manera integral con el servicio local fijo, ya que la telefonía móvil tendría una ventaja sobre aquél, debido a que resultaría más barato terminar llamadas entre la red móvil, lo que desplazaría aún más el tráfico de la red fija a la red celular.

Otero dijo que los mayores obstáculos a librar para que desaparezca la larga distancia en la telefonía móvil son la oposición de los concesionarios de servicios de larga distancia nacional, ya que éstos experimentarían una estrepitosa caída de sus ingresos en el mercado y la de los operadores móviles ya establecidos, quienes tendrían una reducción en sus ventas por no poder cobrar ni larga distancia ni roaming a sus usuarios.

Carlos Silva, miembro del Instituto del Derecho de las Telecomunicaciones (IDET), dijo que la tendencia global es que la larga distancia no sea un servicio en sí mismo, sino un insumo para otros servicios. Para lograrlo, es necesario que se eliminen las barreras artificiales que se han impuesto, como la restricción a que otros operadores compitan en ciertas áreas de servicio.

Oportunidad para operadores

Los especialistas señalaron que, debido a sus posibilidades tecnológicas y con el fin de posicionarse rápidamente en el mercado, los nuevos operadores móviles que llegarán al mercado mexicano a través de las nuevas licencias del espectro ofrecerán estas tarifas planas para todas las llamadas.

José Otero, de la firma de consultoría e investigación Signals Telecomm Consulting, manifestó que un ejemplo de esto podrían ser los operadores de cable que obtengan concesiones de telefonía móvil.

“Sin embargo, a menos de que se renegocien las tarifas de interconexión existentes en el mercado, este modelo de negocios no sería viable para llamadas fuera de su red (de una empresa a otra) debido a que el operador móvil terminaría subsidiando llamadas a celulares de sus competidores”, afirmó.

Tener este tipo de tarifas hace a los operadores móviles más atractivos frente a sus competidores de líneas fijas para cursar llamadas de larga distancia, subrayó el experto.

Salma Jalife indicó que es de esperarse que las empresas que se adjudiquen espectro en la banda de 1.7 – 2.1 GHz desplieguen redes con tecnología de generación 3.5 y 4, lo cual les permitirá innovar con estas ofertas en el mercado.

“El servicio de internet móvil será la base de consumo a futuro y deben tener redes capaces de soportarlo, y las tarifas diferenciadas de voz ya no tendrían sentido”, dijo Jalife.

Fuente: El Universal, México