La mayoría de fallas en la señal de WiFi está en casa

La mayoría de fallas en la señal de WiFi está en casa

Aunque algunos problemas en la señal inalámbrica pueden ser atribuibles al proveedor, la mayoría de las veces el origen puede estar en el propio domicilio

Por Rafael Ugalde | 14 marzo 2016 | Actualidad, Tecnología

Si bien algunos de los problemas en la señal de WiFi dentro del hogar pueden ser atribuibles al operador que provee la conexión a Internet, la mayoría de las veces el origen del problema puede estar en el propio domicilio.

Así que se sugieren los siguientes pasos para encontrar la solución:

La ubicación del router puede ser determinante en la calidad de la señal. Generalmente este aparato de aspecto tosco se trata de ocultar tras algún mueble o dejarlo apartado en otras zonas de la casa.

Se recomienda colocar el router en el centro exacto del domicilio, ya que de esta manera la señal llegará con la misma intensidad a prácticamente todos los rincones en la casa; aunque esto no es tan fácil ya que el aparato debe estar cerca de la toma del teléfono o fibra óptica. En este caso se puede utilizar un poco de cable para buscar la posición más central posible.

 

Con el auge de la televisión en línea, el volumen de datos que se descarga es muy elevado. Para evitar esperas o que la señal sea pobre e incluso se puedan presentar fallas, lo mejor es utilizar Ethernet donde sea posible y dejar la inalámbrica para lo inevitable, como tablets y móviles.

 

Alejados de la cocina y de los baños. Estas áreas no parecen ser un lugar habitual para colocar el router, pero si la conexión está en estas zonas, tanto el microondas como los espejos del baño reflejan o interfieren en la señal inalámbrica. El microondas porque utiliza la banda de los 2.4 GHz, que es exactamente la misma que emplean los routers  para transmitir la señal. En cuanto a los espejos, hacen que la señal rebote.

Lo mismo puede ocurrir cuando hay paredes de hormigón o ladrillo, que absorben con mayor intensidad la señal, haciendo que ésta pierda fuerza.

 

Adquirir un buen router y repetidores. Normalmente, los aparatos que suministran los operadores no son los más rápidos del mercado. Si la velocidad de la conexión en el domicilio no es consistente o si se pierde mucho caudal, lo conveniente es adquirir un router 802.11 ac, que cuente con una elevada potencia de señal si la casa es grande. Asimismo, conviene instalar repetidores de señal, que son de muy fácil instalación y que garantizan una conexión homogénea en toda la casa.

Con información de El País

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *